Jefe de WikiLeaks enfrenta batalla jurídica crucial

LONDRES (AP). Julian Assange está haciendo un último esfuerzo en su batalla legal para evitar su extradición a Suecia por acusaciones de delitos sexuales.

El fundador de WikiLeaks pedirá el lunes a los jueces que le permitan llevar su caso a la Corte Suprema de Gran Bretaña. Si dicen que no, podría estar en pocos días en un avión con destino a Estocolmo.

El australiano de 40 años, quien está detrás del sitio web especializado en filtrar secretos, ha pasado casi un año en libertad bajo fianza en Gran Bretaña, luchando contra una eventual extradición para ser interrogado sobre las acusaciones de violación y abuso sexual de dos mujeres suecas. Hasta ahora, dos tribunales se han pronunciado en su contra.

Para que su caso sea considerado por la Corte Suprema de Gran Bretaña, los abogados de Assange deben convencer a dos jueces de un Tribunal Superior de que plantea una cuestión de "importancia para el público general".

De acuerdo con un sitio web dedicado a discutir el caso de Assange, sus abogados tratan de argumentar dos puntos: que la orden de detención europea por Assange es inválida porque no fue emitida por la autoridad apropiada, y que no debería ser extraditado porque no le han levantado cargos por delito alguno.

Tribunales inferiores han considerado y rechazado los dos argumentos.

La audiencia de Assange ocurrirá el mismo día de un debate parlamentario sobre las normas de extradición de Gran Bretaña. La Cámara de los Comunes discutirá y votará las demandas para cambiar los acuerdos de extradición que exigen a Gran Bretaña trasladar personas a Estados Unidos y Europa, a veces con pruebas insuficientes, según los críticos.

Assange se negó a discutir el caso, pero dijo a The Associated Press que lo animaba que los legisladores estén abordando el tema de las extradiciones.

"Lo que pedimos es modesto: el derecho a no ser enviados a países extranjeros sin cargos formales o incluso sin la presentación de las pruebas más básicas", dijo a The Associated Press en un correo electrónico.

Un juez de distrito dictaminó en febrero que Assange podría ser extraditado, y el Tribunal Superior confirmó esa decisión el mes pasado, al argumentar que los presuntos delitos son castigados bajo la ley británica y fallar que la orden de detención había sido debidamente emitida.

Si a Assange le conceden la apelación ante la Corte Suprema es probable que se prolongue muchos meses más su estancia en Gran Bretaña, donde vive bajo un toque de queda en la mansión rural de un simpatizante adinerado.

Si se la niegan, su batalla legal se trasladará a Suecia.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes