Jubilosos, los sudaneses del sur votan para separarse del norte

ETIQUETAS

JUBA, Sudán (AP). Las mujeres cantaban y los hombres se envolvían en banderas en algunos centros de votación al comenzar el domingo un referendo independentista de una semana en Sudán del Sur que al parecer creará una nueva nación cinco años después de una guerra civil sangrienta.

Se estima que la parte sur de Sudán, predominantemente cristiana y rica en petróleo, se separe de la parte norte, de mayoría árabe musulmana, lo que dividirá en dos al país más grande de Africa.

El presidente de Sudán, procesado por genocidio y crímenes de guerra en la región de Darfur, se ha comprometido a permitir que el sur de separe si gana el sí a la independencia en el referendo. Durante años, su gobierno intentó evitar la votación, que hoy supervisa con intensidad la comunidad internacional.

La secesión parece inevitable, pero las dos regiones seguirán unidas por lazos económicos. La mayor parte del petróleo de Sudán está en el sur, pero los oleoductos que van al mar Rojo pasan por el norte.

Al iniciar el referendo para el que están habilitados unos cuatro millones de electores, había escenas de júbilo entre los que vivieron años de combates.

"Este es el momento histórico que aguardaba el pueblo de Sudán del Sur", dijo el presidente de la región, Salva Kiir, al votar ante la aclamación de cientos de electores que hacían fila en un centro de votación. El actor y activista a favor de Sudán, George Clooney y el senador estadounidense John Kerry, también estaban allí.

Kiir, con su acostumbrado sombrero negro de vaquero, recordó con emoción a los dos millones de muertos en la guerra civil que duró de 1983 a 2005. También rindió tributo al dirigente rebelde John Garang, que murió en un accidente de aviación poco después de la firma del acuerdo de paz. El centro de votación estaba junto a la tumba de Garang.

"Tengo la seguridad de que no murieron en vano", dijo Kiir. Las mujeres respondieron con cantos y un hombre mostró un cartel que decía: "Un camino a la soberanía. ¡Una nueva nación nacerá en el continente africano!".

Muchos votantes hicieron fila desde la noche y algunos durmieron cerca de la tumba de Garang. Uno de ellos era el soldado Mawien Mabut, de 36 años, que hacía fila con una amplia sonrisa.

"He visto la guerra, tenemos que pararla ahora", dijo. "Nos contenta que se vayan los árabes".

La consulta es parte del acuerdo de paz que puso fin en 2005 a la guerra civil de dos décadas entre el norte y el sur. Los electores deben marcar una de dos opciones: la imagen de una mano, a favor de la independencia o de dos manos juntas, a favor de la unidad. Se utilizan imágenes porque apenas sabe leer un 15% de los 8,7 millones de habitantes de la región.

Sudán del Sur es una de las regiones más pobres del mundo. Naciones Unidas dice que una adolescente de 15 años aquí tiene más probabilidades de morir al dar a luz que de terminar la escuela.

Los sureños, que se identifican como africanos, culpan al gobierno dominado por el norte árabe de haberlos forzado al subdesarrollo al llevarse las ganancias petroleras sin invertir en la región.

Durante la guerra civil, más de un millón de personas se refugiaron de la violencia en el norte y unos 3.800 huérfanos conocidos como los "niños perdidos de Sudán" se asilaron en Estados Unidos. Algunos de ellos votarán junto a miles de compatriotas en centros de sufragio en ocho ciudades estadounidenses.

Sudán perdería un tercio de su superficie, cerca de un cuarto de su población y gran parte de su petróleo, pero el presidente Omar al-Bashir dijo que aceptará la posible secesión.

"Definitivamente la división de Sudán será un proceso doloroso", dijo en una entrevista transmitida el domingo en el canal en inglés de Al-Jazeera. "Sin embargo, al final, es el derecho supremo del ciudadano del sur (decidir) si siguen unidos o se separan".

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes