Juez duda que cargo por armas a mexicano sea por venganza

Un juez expresó el martes su escepticismo a las afirmaciones de que las autoridades federales actuaron por venganza al imputar un cargo por posesión de arma de fuego a un mexicano que fue absuelto por un jurado de San Francisco en el caso de homicidio que generó un fuerte debate nacional en materia migratoria.

José Inés García Zárate y su abogado afirman que la fiscalía federal tuvo motivaciones políticas al presentar el cargo de posesión de arma de fuego tan solo cinco días después de que fue absuelto del homicidio de Kate Steinle en un muelle de San Francisco en 2015.

García Zárate dijo que la pistola que se encontró en el muelle se disparó accidentalmente cuando la recogió. El acusado tenía tres condenas previas por reingreso ilegal a Estados Unidos.

“Enfrenta una batalla cuesta arriba”, dijo el juez federal de distrito Vince Chhabria, a los abogados defensores.

García Zárate, quien se declaró inocente de los cargos federales de posesión de arma de fuego, había sido excarcelado unas semanas antes del incidente fatal a pesar de la solicitud de las autoridades migratorias federales de mantenerlo bajo custodia para su eventual deportación. La política de ciudad santuario de San Francisco prohíbe la cooperación local con las tareas federales de deportación.

El presidente Donald Trump se refirió reiteradamente a la muerte de Steinle durante su campaña a fin de cimentar su argumento para la imposición de medidas migratorias más estrictas y su oposición a las ciudades santuario.

En un tuit, Trump dijo que el veredicto fue “una desgracia”, y el secretario de Justicia Jeff Sessions culpó a las políticas de ciudad santuario de San Francisco por la muerte de Steinle.

Tony Serra, abogado de García Zárate, señaló que esos comentarios y otras expresiones de descontento por parte de funcionarios del gobierno dejan entrever que los cargos federales tienen un trasfondo político. Serra quiere que el juez revise todas las comunicaciones relacionadas al caso entre la Casa Blanca, el Departamento de Justicia y otros funcionarios del gobierno.

Serra dijo que es “obvio” que el presidente tiene un interés político en el caso. “Necesitaba encarcelarlo para cumplir con sus promesas de campaña”, destacó el abogado.

Sin embargo, el juez expresó su escepticismo.

“Incluso si hubo comunicación, ¿de qué manera eso conforma la base de una acusación por venganza?”, preguntó.

Chhabria dijo que el juicio por posesión de arma de fuego parece un caso de rutina para la fiscalía. Especuló si la fiscalía federal le permitió inicialmente al fiscal de distrito de San Francisco manejar el caso para que García Zárate pudiera ser acusado de asesinato.

“Si este fuera un caso directo de delincuente con posesión de arma, la fiscalía federal probablemente hubiera presentado los cargos”, dijo el juez.

Chhabria indicó que emitirá una decisión por escrito en una fecha posterior. García Zárate permanece encarcelado hasta que se realice el juicio, programado a comenzar el 1 de octubre.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes