Juicio de Posada Carriles marca hito en relación EU y Cuba

Washington ( EFE). El juicio contra el activista anticastrista Luis Posada Carriles, la próxima semana en Texas, marca un momento clave en la relación entre Washington y La Habana, y podría sentar los cimientos para una mayor cooperación bilateral en la lucha antiterrorista, afirmaron hoy expertos.

Durante una rueda de prensa, expertos en política exterior de EU hacia Cuba delinearon el impacto del complejo caso judicial no sólo en la relación bilateral sino también en la imagen de Estados Unidos en su lucha contra el terrorismo mundial.

El disidente anticastrista, de 82 años, afronta cargos de fraude migratorio y perjurio, y su juicio comenzará a partir del lunes próximo en El Paso (Texas).

" Este no es un mero caso de inmigración. Tras años de demora y aparente negación, marca la primera vez que el Gobierno de EU presentará formalmente pruebas que involucran a Posada en actos de terrorismo dirigidos contra blancos en Cuba", explicó Sarah Stephens, directora ejecutiva del Centro para la Democracia en las Américas.

" Hace mucho que debió haber rendición de cuentas en este caso", agregó.

Peter Kornbluh, a cargo del Proyecto de Documentación sobre Cuba, de los Archivos de Seguridad Nacional, señaló que se trata de " una saga legal que levanta interrogantes sobre si EU podrá enjuiciar a alguien con ese historial".

Kornbluh opinó que una condena contra Posada Carriles, después de que EU creó a este "Frankenstein", sería, en última instancia, " justicia poética".

Por su parte, Julia Sweig, experta en asuntos latinoamericanos del Consejo sobre Relaciones Extranjeras, consideró que la nueva configuración de la Cámara de Representantes, bajo control republicano, dificultará un mayor acercamiento entre EU y Cuba.

El caso en cuestión, sin embargo, es significativo para la relación bilateral porque Cuba es un "socio potencial" en la lucha contra el tráfico de humanos y drogas en la región, agregó.

Livio Di Celmo, cuyo hermano, Fabio, falleció en un atentado contra el Hotel Copacabana en La Habana, acusó hoy a los legisladores cubanoamericanos Ileana Ros-Lehtinen y los hermanos Lincoln y Mario Díaz-Balart de presionar a favor de Posada Carriles.

Aún si Posada Carriles es condenado, esto " no sería suficiente porque se debió frenar a terroristas violentos como él hace mucho tiempo", se quejó Di Celmo, quien prevé publicar una carta abierta al Congreso para lograr justicia en nombre de su hermano.

Posada Carriles es señalado como el "cerebro" de una serie de atentados con bomba en varios hoteles de La Habana en 1997 y vinculado con la voladura de un avión cubano en 1976, en la que fallecieron 73 personas.

También ha sido vinculado con un presunto complot para asesinar al ex gobernante cubano Fidel Castro en Panamá en 2000.

El disidente fue acusado inicialmente en 2006 por su vínculo con los atentados de 1997 tras su ingreso ilegal a EU en 2005, pero ese caso fue desechado un año después.

El ex agente de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) fue acusado en abril de 2009 bajo cargos de mentir bajo juramento durante procedimientos migratorios, en conexión con su papel en los atentados en La Habana, pero su juicio fue postergado en varias ocasiones.

El juicio ante la juez Kathleen Cardone es seguido de cerca por las autoridades cubanas, dado que se permitirá que la defensa presente pruebas de la otrora conexión de Posada Carriles con la CIA.

El caso marca otro hito porque el jurado también escuchará parte de una controvertida entrevista de Posada Carriles con el New York Times, en la que presuntamente admitió su papel en los atentados de 1997. Pero a esa grabación le faltan poco más de cuatro minutos que, según observadores, pone en duda la supuesta confesión.

Para el exilio cubano, Posada Carriles, que se encuentra libre en Miami-Dade (Florida) -aunque figura en la "lista de no volar" de EU-, es un héroe por su lucha contra la propagación del comunismo.

Para La Habana, familiares de las víctimas, y varios grupos humanitarios en EU, Posada Carriles es un terrorista que debe ser castigado por Washington bajo la ley antiterrorista.

Tanto Cuba, que ha cooperado con la Fiscalía en este caso, como Venezuela, que pidió su extradición en 2005, señalan que el caso es un ejemplo de la "hipocresía" de Washington en su lucha contra el terrorismo.

"EU lo tiene y lo debe designar como terrorista, si logra escapar de la justicia en este juicio, y detenerlo indefinidamente por los crímenes que cometió. Como mínimo, EU debe retirar a Cuba de la lista de terroristas del Departamento de Estado", dijo a Efe Kornbluh.

La lista actualizada está siendo elaborada y podría divulgarse en el segundo trimestre de este año.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes