Juicio contra franceses en Dominicana: fiscal los acusa de ser parte de banda narco

Los pilotos franceses Bruno Odos y Pascal Fauret fueron, junto con otros dos franceses y diez dominicanos, formaban parte de una banda que intentó contrabandear 700 kilos de cocaína, dijo este viernes el fiscal dominicano Melcíades Guzman al leer la acusación en el inicio de un juicio varias veces postergado.

"Estos señalamientos fácticos son aseveraciones probadas, que nosotros demostraremos con el ruedo de las pruebas que presentaremos", dijo ante las juezas del Primer Tribunal Colegiado del Distrito Nacional (Santo Domingo) el acusador, en el inicio del proceso de fondo.

Guzmán sostuvo que el cargamento incautado la noche del 19 de marzo de 2013 en el aeropuerto internacional de Punta Cana (este) era coordinado por el pasajero Nicolas Pisapia, los pilotos Jean Pascal Fauret y Bruno Odos y el contratista del vuelo, Alain Castany, con la complicidad de 10 militares dominicanos.

La Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD) encontró la droga en 26 maletas que contenían 680 paquetes de cocaína que pesaron 700 kilos, según organismos oficiales.

Sostuvo que Pisapia fue quien reservó el hotel en el que permanecieron él y sus tres compatriotas, a quienes supuestamente recogió en la terminal aérea el 17 de marzo, a bordo de un taxi, para llevarlos hasta su hospedaje.

Hasta el día de la operación, "compartían, fumaban y salían juntos, dentro y fuera del hotel", aseguró el fiscal, quien tratará de demostrar que los cuatro franceses formaban parte de una banda de narcotráfico, según ha sostenido.

A través de su abogado, Bienvenido Fabián Melo, Fauret y Odos dijeron que apoyarán su defensa en los convenios internacionales que establecen que los pilotos "están excluidos de cualquier responsabilidad penal cuando se trata de un ilícito de esta naturaleza".

Los dos pilotos han sostenido que, por tratarse de un vuelo contratado comercialmente, ellos no son responsables de vigilar la carga de los pasajeros, sino que eso es responsabilidad de las aduanas, tal como en un vuelo de línea regular.

Los aviadores, que se encuentran en libertad pero con prohibición de salir del país, se quejan de que dos años y dos meses después de su apresamiento no han podido presentar sus argumentos de defensa.

"Si el Ministerio Público avanza un 60% o 70% en la lectura de la acusación, entendemos que el juicio podría no extenderse más de tres a cinco días", anticipó el jueves el abogado Fabián Melo.

El proceso debió comenzar el 1° de diciembre de 2014 y fue pospuesto porque parte de la defensa no estaba en completo dominio del expediente. Luego, se suspendió el 9 de marzo porque el fiscal Milcíades Guzmán recusó a las juezas por decisiones que supuestamente favorecían a los acusados.

El juicio fue suspendido por tercera vez el 20 de abril pasado porque la defensa puso en duda la imparcialidad de las juezas Ingrid Fernández y Claribel Nivar, quienes junto con Giselle Méndez conforman el Primer Tribunal Colegiado de Santo Domingo.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes