Juncker advierte del riesgo de un Brexit “duro”

El riesgo de un Brexit sin acuerdo “sigue siendo muy real”, advirtió el miércoles Jean-Claude Juncker, presidente de Comisión Europea.

Juncker, que el lunes se reunió con el primer ministro británico, Boris Johnson, dijo en declaraciones en el Parlamento Europeo en Estrasburgo que el Brexit sin acuerdo “podría ser la elección de Gran Bretaña, pero nunca será la nuestra”.

El Parlamento Europeo celebraba el miércoles un debate sobre el Brexit y tenía previsto aprobar una resolución detallando sus preocupaciones sobre la salida británica del bloque de 28 países, prevista para el 31 de octubre. Johnson ha reiterado que saldrán de la UE en la fecha fijada, tanto si hay un acuerdo como si no.

El principal punto de fricción para alcanzar un acuerdo es la salvaguarda en la frontera irlandesa, que obligaría a Gran Bretaña a atenerse a algunas regulaciones comerciales comunitarias para evitar una frontera dura entre Irlanda, miembro de la Unión Europea, e Irlanda del Norte, que forma parte de Reino Unido.

“No tengo un apego sentimental a la salvaguarda”, dijo Juncker, señalando que sí sigue apegado al propósito del mecanismo, que es evitar una frontera física que pueda afectar al proceso de paz en Irlanda del Norte.


Los mandatarios europeos han dejado claro que es crucial que cualquier enmienda a los términos propuestos para el Brexit respete el acuerdo de paz del Viernes Santo, el tratado que puso fin a décadas de conflicto en Irlanda del Norte.

Pese a sus afirmaciones de que Gran Bretaña abandonará la UE el 31 de octubre como asunto “de vida o muerte”, Johnson insiste en que puede alcanzar un acuerdo revisado con el bloque a tiempo de una salida ordenada. Los líderes europeos son escépticos sobre esa afirmación.

“Pedí al primer ministro británico que especificar las soluciones alternativas que podía plantear”, dijo Juncker el miércoles. “Dado que no se realizaron propuestas, no puedo decirles mirándoles a los ojos que se están haciendo progresos”.

El acuerdo del Brexit al que llegaron al UE y la predecesora de Johnson, Theresa May, fue rechazado tres veces por el Parlamento británico, lo que derivó en la dimisión de May.

El negociador jefe de la UE para el Brexit, Michel Barnier, advirtió que aunque Gran Bretaña se marche sin acuerdo, aún habrá que resolver problemas importantes, como el futuro de los ciudadanos afectados por el Brexit, la paz en Irlanda del Norte y la protección del mercado único europeo y la economía irlandesa.

“Ninguna de estas cuestiones desaparece”, dijo Barnier el miércoles, insistiendo en que los desafíos no deben minusvalorarse. “Necesitamos soluciones viables legales en el acuerdo de salida para responder con precisión a cada problema, para abordar cada riesgo creado por el Brexit”.

“Unos tres años después del referendo británico, no es cuestión de fingir que se negocia. Nuestra responsabilidad es continuar este proceso con determinación y sinceridad”. Afirmó Barnier ante legisladores europeos.

 

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes