Justicia francesa niega mención de "sexo neutro" en estado civil de intersexual

La justicia francesa rechazó este jueves que el género de un intersexual francés, nacido "sin pene ni vagina", constara como "sexo neutro" en su estado civil, al no permitirlo la ley del país europeo.

"La dualidad de las menciones relativas al sexo en las actas del estado civil tiene un objetivo legítimo ya que es necesaria para la organización social y jurídica, de la que constituye un elemento fundador", justificó la Corte de casación, la más alta jurisdicción de Francia.

El reconocimiento por el juez de un "sexo neutro", que "no permite la ley francesa", habría tenido "repercusiones profundas sobre las reglas del derecho francés", construidas a partir de la existencia de dos sexos, e implicaría "numerosas modificaciones legislativas", explicó el tribunal.

La petición del demandante, un psicoterapeuta de 65 años que vive en el este de Francia, fue aceptada en agosto de 2015 por un juez de familia de Tours (centro), y rechazada en marzo de 2016 por el tribunal de apelación de Orléans (centro), que temía "reconocer, mediante una simple rectificación del estado civil, la existencia de otra categoría sexual".

"Cuando me miro desnudo en el espejo, por la mañana o por la noche, veo perfectamente que no pertenezco al mundo de los hombres ni al de las mujeres", dijo Gaëtan -el seudónimo elegido por el demandante- ante la corte de casación, y aseguró que sólo quiere "que se reconozca" lo que es "desde su nacimiento".

Su abogado, Bertrand Périer, afirmó que "Gaëtan no es ni un hombre ni una mujer. No se siente ni hombre ni mujer. No puede ser ni hombre ni mujer. Y no quiere ser ni hombre ni mujer".

Gaëtan se casó a los 42 años y adoptó a un niño con su mujer. El demandante tiene "a ojos de los demás, la apariencia y el comportamiento social de una persona de sexo masculino", tal como figura en su certificado de nacimiento, señaló la corte. El perjuicio para su vida privada no es, por lo tanto, "desproporcionado", consideró el tribunal.

Australia y Nepal reconocieron la existencia de un tercer sexo o género, también llamado sexo neutro o intersexual, ni masculino ni femenino.

En cuanto a Alemania, reconoce desde 2013 el derecho de los intersexuales a retirar el género de su certificado de nacimiento, pero el Tribunal Supremo alemán, la mayor instancia judicial del país, se negó en agosto de 2016 a reconocer la existencia jurídica de un tercer sexo.

La ONU condenó tres veces a Francia en 2016 por practicar operaciones sobre niños con el fin de atribuirles un sexo masculino o femenino.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Vuelve a paralizar a todo PANAMÁ, en esta 8va temporada