La Justicia italiana se pronuncia sobre extorsiones a Impregilo en Panamá

La Justicia italiana emitirá previsiblemente mañana la sentencia en primera instancia contra el empresario Valter Lavitola, único imputado en un caso de presuntas extorsiones a la constructora Impregilo para que financiara obras en Panamá.

La audiencia, presidida por la jueza Giovanna Ceppaluni, comenzará a las 10.00 locales (9.00 GMT) en la Sexta Sección Penal del Tribunal de Nápoles (sur).

Lavitola está acusado de presionar a la constructora italiana Impregilo para que financiara la construcción de un hospital pediátrico en la región panameña de Veraguas (centro) a cambio de futuras licitaciones en el país.

La fiscalía, representada por Vincenzo Piscitelli, ha pedido un año de prisión para Lavitola, el exdirector del diario "Avanti", al considerarle autor de la extorsión en nombre de altos funcionarios del anterior Gobierno panameño, dirigido por el expresidente Ricardo Martinelli (2009-2014).

Desde que comenzara el juicio, el pasado abril, han prestado testimonio numerosos representantes del ámbito político, empresarial o diplomático como el exministro de Exteriores italiano, Franco Frattini, o el ex primer ministro, Silvio Berlusconi.

También han declarado el expresidente de Impregilo, Massimo Ponzellini, o el ex consejero delegado, Adalberto Rubegni.

Ambos tuvieron que reconocer la interceptación de una llamada telefónica que recibieron de Berlusconi en la que este les advertía de que, de no financiar la construcción del hospital, Martinelli perjudicaría la cotización de Impregilo en Bolsa con unas declaraciones públicas.

Durante la interceptación, reproducida en sede judicial, Berlusconi reconoce que fue el propio Lavitola el encargarlo de trasladarle la advertencia.

También pasó por el tribunal el propio Berlusconi, quien durante un viaje a Panamá en 2010, última etapa de un periplo por América como presidente de turno de la Unión Europea, prometió asumir el coste de este centro hospitalario que jamás llegó a edificarse.

El político prestó declaración durante hora y media y también tuvo que escuchar la interceptación en la que verbalizaba la presunta amenaza procedente de Panamá.

Martinelli, por su parte, se ha declarado en múltiples ocasiones ajeno a estos hechos y el propio Lavitola, durante su comparecencia, también negó haber sido presionado por el exmandatario.

El de Nápoles no es el único proceso que afronta Lavitola, encarcelado en la prisión napolitana de Poggioreale como medida cautelar.

El Tribunal de Roma acoge un juicio en el que se investiga el supuesto soborno de directivos de la italiana Finmeccanica a altos funcionarios panameños para adjudicarse obras públicas.

En este juicio los imputados son Lavitola, considerado el presunto intermediario de la trama, y el exdirectivo de la compañía Paolo Pozzessere.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7