Karadzic bajo custodia de la ONU, en Holanda

LA HAYA (AP). El ex líder serbio-bosnio Radovan Karadzic fue extraditado y entregado el miércoles en Holanda a un tribunal de la ONU que lo procesará por genocidio contra etnias no serbias durante las guerras balcánicas de la década de 1990.

Su llegada en las primeras horas del miércoles a un centro de detención en los Países Bajos marcó el fin de un esfuerzo de 13 años de parte del tribunal de crímenes de guerra en la ex Yugoslavia para tomar la custodia de su sujeto más buscado, acusado de ser el responsable de las muertes de decenas de miles de personas y del sufrimiento de centenares de miles de musulmanes y croatas bosnios.

Karadzic fue trasladado durante la noche en un avión ejecutivo del gobierno serbio que partió de Belgrado.

El tribunal rechazó dar detalles del traslado, citando motivos de seguridad para casos futuros, pero la confirmación ocurrió poco después de que un helicóptero aterrizara en la prisión, detrás de muros elevados, mientras otro helicóptero volaba sobre el lugar. Dos camionetas negras habían ingresado a la cárcel poco antes.

La corte anunció que Karadzic comparecerá ante un juez el jueves y se le pedirá que conteste a cada uno de los 11 cargos que enfrenta, incluyendo genocidio, exterminio y persecución.

Los fiscales afirman que Karadzic fue el cabecilla de muchas atrocidades, como la matanza en 1995 de 8,000 musulmanes _ entre ellos niños _ en la ciudad bosnia de Srebrenica y un asedio fatal de Sarajevo.

Es probable, sin embargo, que pasen varios meses antes de que el juicio empiece formalmente. Podrían pasar varios años antes de que concluya.

El centro de detención está en un ala separada de una prisión holandesa de seguridad máxima en Scheveningen, un suburbio costero de La Haya.

Karadzic fue internado a una celda en la misma prisión de alta seguridad que alguna vez alojó a su ex mentor, el fallecido ex presidente yugoslavo Slobodan Milosevic. La prisión también aloja a otros ex aliados y enemigos.

El centro, que tiene 84 celdas, aloja actualmente a otros 37 detenidos de las guerras balcánicas. Cada celda, de 5,1 por 3 metros (17 por 10 pies), tiene ducha, retrete, una palangana para lavarse y un escritorio.

Los prisioneros pueden tener computadoras, pero sin acceso de internet.

Los presos reciben canales de televisión en holandés, alemán, belga y francés, así como señal de satélite en su propio idioma. En el centro hay cursos disponibles en artes, idiomas o ciencias.

Los detenidos comparten un gimnasio, patio al aire libre, biblioteca y un cuarto de recreación con juegos de mesa, tenis de mesa y equipo para arrojar dardos.

También tienen acceso a doctor, enfermera y psiquiatra. Hay un hospital en la prisión holandesa contigua.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes