Kenia abre nueva línea de tren para ser la puerta de entrada al este de África

El presidente de Kenia, Uhuru Kenyatta, inauguró este miércoles una nueva línea ferroviaria entre Nairobi, la capital, y Mombasa, la mayor infraestructura construida desde la independencia de este país que quiere convertirse en la puerta de entrada del este de África.

Tras una ceremonia inaugural en la ciudad costera de Mombasa, Kenyatta subió al llamado Standard Gauge Railway (SGR), con capacidad para 1.260 pasajeros, rumbo a Nairobi, acompañado entre otros por autoridades kenianas y chinas, y 47 niños de cada uno de los 47 condados del país.

Los 472 kilómetros de vía, financiados y construidos principalmente por China, sustituirán al Lunatic Express, la línea construida cuando Kenia era colonia británica.

Esa línea, muy apreciada por los turistas, era muy lenta para los pasajeros y para el transporte de mercancías. El nuevo SGR, impulsado por locomotoras diésel pintadas de rojo y blanco, es una alternativa al largo trayecto, uno de lo más peligros del país.

Por carretera los camiones tardan dos días pero con el nuevo tren el viaje sólo dura cinco horas para los pasajeros y ocho para las mercancías.

"Hoy celebramos una de las etapas clave de la transformación de Kenia en un país industrializado, un país próspero de ingresos medios", dijo Kenyatta en Mombasa.

El gobierno espera que el SGR, apodado Madaraka Express ("libertad" en suajili), permita hacer crecer el PIB en un 1,5% al año.

La línea, con una inversión de 2.800 millones de euros, se inscribe en un proyecto más amplio para conectar por tren Uganda, Ruanda, Burundi, Sudán del Sur y Etiopía.

A pesar de las polémicas sobre su coste, las acusaciones de corrupción y las preocupaciones medioambientales, el SGR es uno de los principales argumentos del actual gobierno de Kenia para buscar la reelección en las elecciones de agosto.

La muchedumbre reunida en Mombasa recibió con gritos de alegría el anuncio de Kenyatta de que el billete más barato de ida simple entre Nairobi y Mombasa costará 700 shillings (6 euros).

"Es lo mejor que le podía pasar a nuestro país, estoy contento de ser testigo y de participar", dijo a la AFP Rahab Wangui, uno de los privilegiados que participó en el viaje inaugural.

El martes se inauguró con menos pompa el primer trayecto para mercancías, el mismo día en que cuatro personas fueron detenidas por robar material del tren, según un documento judicial al que tuvo acceso la AFP.

Kenyatta denuncio este miércoles un "sabotaje económico" y amenazó a sus autores con la horca, a pesar de que la pena de muerte no se ha aplicado en Kenia desde 1987.

La Lunatic Express, la línea existente, fue construida a partir de 1896 por los británicos, que querían conectar la vecina Uganda (limítrofes al oeste) y sus riquezas con el océano Índico.

Desde entonces, la línea es sinónimo de aventura y ha sido clave en el desarrollo de la Kenia moderna.

A principios del siglo XX, Nairobi sólo era una pequeña población que empezaba a desarrollarse gracias a la presencia de la sede de los ferrocarriles kenianos. Pero un siglo más tarde es la capital de la primera economía del este de África y uno de los centros neurálgicos de la región.

"No celebramos el Lunatic Express sino el Madaraka Express, que marcará la historia de Kenia en los cien próximos años", dijo Kenyatta.

Mientras tanto, las asociaciones ecologistas ya han denunciado el próximo tramo previsto del SGR, entre Nairobi y Naivasha, que cruzaría el parque nacional de Nairobi (al sur de la capital).


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Vuelve a paralizar a todo PANAMÁ, en esta 8va temporada