Kosovo: Sospechan matanzas para traficar órganos

Existen "indicios contundentes" de que una decena de cautivos fueron asesinados para traficar sus órganos y venderlos en el mercado negro durante la guerra de Kosovo de 1998-99, dijo el martes un fiscal especial de la Unión Europea.

Una investigación sobre las atrocidades cometidas en la guerra confirmó también en gran medida los informes de grupos defensores de los derechos humanos, de que el Ejército de Liberación de Kosovo libró una campaña de persecución de serbios, gitanos y otras minorías.

Clint Williamson, el fiscal jefe del Grupo Especial de Investigaciones, dijo que ésta podrá en el futuro "presentar un acta de acusaciones contra ciertos altos oficiales del ex Ejército de Liberación de Kosovo" por una serie de asesinatos, desapariciones, detenciones en campos, violencia sexual y otros delitos.

La matanza para la obtención de órganos es desde hace tiempo un aspecto crucial de la investigación. Williamson dijo que el nivel de las pruebas todavía no bastaba para juzgar los presuntos delitos.

En 2011, el Consejo de Europa sostuvo en un informe que el ELK mantenía campos de prisioneros en la frontera con Albania durante la guerra de independencia. Alegó que en esas instalaciones se mataba a cautivos civiles y se vendían sus órganos como parte de una operación de tráfico ilegal a la que estaban vinculados altos oficiales del ELK.

Sin dar nombres, Williamson dijo que "existen indicios contundentes de que esta práctica realmente tuvo lugar". Aclaró extensamente que la presunta cosecha de órganos no era una práctica común y que se rechazaron cientos de denuncias. Unas 400 personas, en su mayoría serbios kosovares, desaparecieron hacia el final de la guerra.

"Dije puñado en sentido literal, 10", dijo Williamson, alzando las dos manos con los dedos extendidos. "Esa es la cifra aproximada".

"El hecho de que sucedió en escala limitada no disminuye la barbarie de semejante crimen", acotó.

Unas 10.000 personas murieron en la guerra de Kosovo para independizarse de Serbia, hasta que la OTAN intervino para obligar a Serbia a poner fin a la represión brutal de los separatistas y retirar sus fuerzas del territorio.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7