Kremlin: malestar por ataque de candidatos estadounidenses

MOSCU (AP). Mientras la puja presidencial en Estados Unidos entra en su recta final, el Kremlin se disgusta cada vez más con lo que considera una falta de respeto de ambos candidatos por Rusia en un momento crítico en las relaciones entre Moscú y Washington.

Un funcionario del gobierno allegado a la cúpula dijo a la Associated Press esta semana que Moscú está perturbado por la retórica de John McCain y Barack Obama.

El presidente Dmitry Medvedev y el primer ministro Vladimir Putin "están observando muy minuciosamente lo que ocurre en la campaña en Estados Unidos", dijo el funcionario, que habló con la condición del anonimato por no estar autorizado a hacerlo abiertamente.

Un cambio de gobierno suele dar la oportunidad de un nuevo diálogo entre dos países con relaciones tirantes.

Pero la campaña presidencial puede haber ensanchado la división entre los dos ex rivales de la Guerra Fría, quienes en los últimos años han pasado de competidores cordiales a claros antagonistas.

"En estos momentos estamos sumidos en este círculo vicioso de acusaciones indignadas y apenas pasa un día sin una u otra declaración áspera sobre esto o aquello", dijo Masha Lipman, experta en el Centro Carnegie de Moscú, un instituto de estudio.

Aunque las relaciones entre Moscú y Washington ya no dividen el mundo en dos bandos, como en la era soviética, ambos países siguen buscando influencias políticas y ventajas económicas en Europa, Asia, Africa y Sudamérica.

"Creo que existe una preocupación muy intensa por las elecciones estadounidenses debido a que podrían ser decisivas para las relaciones Rusia-Estados Unidos y más aun para las relaciones internacionales globalmente", dijo Vladimir Ryzhkov, ex titular del parlamento ruso y crítico del Kremlin.

Ryzhkov y otros analistas políticos aquí dicen que el Kremlin preferiría una presidencia de Obama, porque el candidato demócrata parece más abierto al compromiso y el diálogo. "Un símbolo del gobierno de (George W.) Bush es la unipolaridad, la unilateralidad", afirmó.

Putin parecía inclinarse por Obama poco después de la guerra de Rusia con Georgia. En una entrevista sugirió que el gobierno de Bush había provocado el conflicto como parte de una maniobra electoral para favorecer a McCain. La Casa Blanca desestimó la acusación que calificó de "evidentemente falsa".

Durante el debate presidencial de la semana pasada, McCain, crítico del Kremlin, acusó a Moscú de tratar de reconstruir el imperio ruso y dijo que Rusia "se ha convertido en una nación impulsada por petrodólares que es básicamente un gobierno manejado por el sistema de la KGB".

Hasta la guerra de Rusia con Georgia, Obama insistía en que Estados Unidos necesitaba trabajar con Moscú en varias cuestiones, incluyendo la no proliferación nuclear. Pero en el debate adoptó un tono más enérgico diciendo que "una Rusia resurgente y muy agresiva es una amenaza a la paz y estabilidad de la región".

También advirtió al Kremlin que "no puedes ser una superpotencia o potencia del siglo XXI y actuar como una dictadura del siglo XX".

Tanto McCain como Obama han favorecido la admisión de Georgia y Ucrania en la OTAN, lo que indigna a Moscú, que ha acusado a Estados Unidos y Europa de tratar de cercar a Rusia y debilitarla en la que fue su esfera de influencia.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes