Kuczynski advierte que se defenderá contra pedido de destitución

El presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, aseguró el viernes que se defenderá ante la amenaza de un nuevo pedido de destitución presentado por parlamentarios de oposición en el Congreso y reiteró que no renunciará.

"Yo me voy a defender y no renunciaré", exclamó el mandatario ante pobladores de la ciudad altoandina de Puno, a 1.310 kilómetros al sudeste de Lima, donde anunció la construcción de diez plantas de tratamiento de aguas residuales que descontaminarán el lago Titicaca, que a 3.812 metros de altura en territorios entre Perú y Bolivia, es el lago navegable más alto del mundo.

Eufórico ante los aplausos de los asistentes, Kuczynski enfatizó que su "conciencia está limpia" y que no se dejará vencer por "traidores", sin entrar en detalles.

Legisladores opositores presentaron el jueves al Congreso una moción de destitución del mandatario, la segunda en menos de tres meses, aduciendo su "incapacidad moral" por sus supuestos vínculos con la empresa brasileña Odebrecht.

La prensa peruana destacó el silencio del primer vicepresidente de la República, Martín Vizcarra, actual embajador de Perú en Canadá, sobre el pedido de destitución del presidente, aunque este viernes la presidenta del Consejo de Ministros, Mercedes Aráoz, se mostró "confiada" en que Vizcarra "mantiene la lealtad con el presidente Kuczynski y con la gobernabilidad".

Kuczynski dijo que con el nuevo pedido de vacancia se "está poniendo en ridículo al Perú porque estamos diciendo: botamos al presidente que está trabajando, cuando van a venir 35 presidentes a la Cumbre de las de América el 14 de abril".

"La intención es botarme después de la cumbre para no parecer mal porque saben que esto (la vacancia) está muy mal", dijo Kuczynski, de 79 años, quien asumió el gobierno el 28 de julio de 2016 para un periodo de cinco años.

Los opositores piden destituir a Kuczynski por sus "mentiras, engaños y graves conflictos de interés" sobre su relación con la constructora brasileña Odebrecht, "que configuran una grave afectación a los problemas de moralidad pública", según la moción.

Casi tres meses después de librarse de un procedimiento similar, Kuczynski se enfrenta a otro intento por sacarlo del poder, nuevamente respaldado por Fuerza Popular, el principar partido en el Congreso, y que es encabezado por Keiko Fujimori, hija del presidente Alberto Fujimori (1990-2000).

En aquella oportunidad, el pedido naufragó por el apoyo que recibió Kuczynski del congresista Kenji Fujimori, hermano menor de Keiko, quien logró que 10 legisladores de Fuerza Popular votaran contra la destitución. Luego ese grupo abandonó el partido de Keiko.

En ese contexto, el mandatario indultó en víspera de Navidad por razones humanitarias al expresidente Fujimori, quien cumplía condena de 25 años por delitos de lesa humanidad.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7