Larga lista de tareas espera a Santos

BOGOTA (AP). La hoja de tareas que espera en su nuevo despacho de la casa de gobierno al presidente electo Juan Manuel Santos es enorme.

Y ninguna de esas tareas parece fácil.

Santos, un economista de 58 años, deberá, a partir del 7 de agosto cuando asuma el cargo, enfrentar desafíos que van desde crear empleo, hasta rehacer la relación con Venezuela, rota hace dos semanas.

Al mismo tiempo deberá tratar de superar el sinfín de denuncias de activistas por supuestos abusos de derechos humanos por militares y grupos armados ilegales, evitando retrocesos en la seguridad pública, la gran carta de presentación que lo llevó al palacio presidencial, según analistas consultados por la AP.

Santos fue ministro de Defensa del presidente saliente Alvaro Uribe entre 2006 y 2009.

Amnistía Internacional (AI) indicó en un comunicado la jornada que el nuevo gobierno "tiene la oportunidad de alejarse de la hostilidad que mostraba el gobierno saliente hacia los defensores y defensoras de derechos humanos".

Debe "poner fin a la cultura de impunidad que ha permitido que quienes cometen abusos eludan la acción de la justicia", dijo Marcelo Pollack, investigador sobre Colombia de AI, citado en la nota del grupo difundido en un correo electrónico.

Aunque las cifras, por ejemplo, de sindicalistas e indígenas asesinados han bajado en los últimos años, siguen presentándose casos y el año pasado grupos no gubernamentales dan cuente de 47 sindicalistas y 111 indígenas asesinados por grupos armados ilegales. La Fiscalía General tiene por lo menos 2,000 casos denunciados de ejecuciones extrajudiciales de civiles por militares.

Como la mayoría de los presidentes, Santos, quien fue también ministro de Hacienda por dos años a partir del 2000, tendrá una "luna de miel" en el inicio de su gobierno, al que según un sondeo de la firma encuestadora Invamer Gallup llega con 76% de aprobación, un punto más que Uribe.

Santos "tiene que responder a la promesa de empleo que hizo durante la campaña...porque (la desocupación) es uno de los grandes problemas del país, tal vez el mayor", dijo el ex canciller Rodrigo Pardo.

Con un desempleo oficial de 12%, pero que analistas independientes ubican en más de 14%, Santos se comprometió a crear 2,5 millones de nuevos puestos de trabajo en su cuatrienio de mandato hasta 2014.

Una de las formas que podrían reactivar el empleo es normalizar las relaciones con Venezuela: desde que el presidente Hugo Chávez declaró "congelados" los lazos económicos y políticos con Bogotá en julio del 2009, para finalmente romperlos el 22 de julio último, las autoridades económicas colombianas calculan que de este lado de la frontera se han perdido entre 250,000 y 300,000 empleos en pequeñas y medidas industrias que vendían sus productos al vecino país.

Las exportaciones colombianas han bajado de 6,000 millones de dólares en 2008 a unos 4,000 millones de dólares el año pasado y cerrarían este año en unos 1,500 millones de dólares, según la Cámara de Comercio Colombo-Venezolana.

Uribe dejó a Santos "una cierta obligación de exigir un trato más drástico a la guerrilla al otro lado de la frontera antes de normalizar las relaciones con Chávez", dijo el columnista Andrés Hoyos, director de la revista El Malpensante. Pero, agregó Hoyos, "no sé si Chávez acepte algo al respecto".

En una entrevista divulgada este jueves en el diario El Universal, de Caracas, el comandante saliente de fuerzas militares de Colombia, general Freddy Padilla, descartó un conflicto bélico con Venezuela y señaló que espera que la "derrota definitiva" de las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el Ejército de Liberación Nacional (ELN) "sea para los próximos cuatro años".

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes