Latinoamérica invoca anhelos a través de ritos de Año Nuevo

MONTEVIDEO (AFP). Arrojar baldes de agua y viejas agendas por la ventana, incendiar muñecos, bañarse en lagunas, comer 12 uvas y bailar hasta el amanecer: los ritos latinoamericanos para acoger el Año Nuevo traslucen la aspiración universal de iniciar un nuevo ciclo que sea mejor.

En Brasil se espera que dos millones de personas vestidas de blanco lleguen a la playa de Copacabana, en Río de Janeiro, para recibir el 2012 con un gigantesco espectáculo de 24 toneladas de fuegos artificiales lanzados desde el mar, que este año buscan promover la preservación del medio ambiente.

Tradicionalmente, los cariocas vestidos de blanco hacen sus ofrendas a Yemanjá, diosa del mar del culto afro-brasileño candomblé, y lanzan al mar gladiolos blancos en pedido de paz, rojos para tener amor y pasión, o amarillos para atraer el dinero.

Mientras Río viste el cielo de colores, las oficinas de Montevideo se sacuden el Año Viejo lanzando por sus ventanas los calendarios del año que finaliza y los habitantes de Cuba arrojan baldes de agua para purificar su hogar, una costumbre inspirada en las religiones africanas.

"Es como una renovación: como lo que ocurre con la vegetación, que declina en el invierno, se seca y renace en la primavera otra vez. Como la vida nueva", explicó el antropólogo uruguayo Renzo Pi Ugarte, precisando que las personas necesitan practicar rituales para simbolizar el paso a un nuevo ciclo.

Todas estas costumbres "tienen que ver con la idea del (...) eterno retorno. Se llega a un fin y se comienza otra vez", agregó Pi Ugarte, quien estima que la necesidad de recomenzar un nuevo ciclo es universal y que esta clase de ritos "están muy generalizados en todo el mundo".

Entre las costumbres de Año Nuevo más curiosas de la región, está la celebrada en Nicaragua, que consiste en bañarse en el mar, ríos o lagunas para recibir limpios y de cara al sol el año que inicia, y la festejada en Perú, donde se queman muñecos de personajes antipáticos de la política o de la farándula local, en una especie de catarsis social.

Otra tradición que destaca ocurre en Colombia, donde se colocan espigas de trigo en la mesa de la cena de Año Nuevo para llamar a la abundancia y se ponen tres patatas bajo la cama: una pelada, una a medio pelar y otra sin pelar. A medianoche, se elige una sin mirar: la pelada representa un mal augurio, la medio pelada ni el bien ni el mal y la sin pelar depara gran bonanza.

Más picarones, Bolivia y Perú acostumbran estrenar ropa interior de colores: roja para atraer el amor, amarilla para el dinero o blanca para la armonía. Los mercados peruanos están llenos de calzones y calzoncillos amarillos de todos los tamaños, siendo las tangas o "hilo dental" los más llamativos.

La tradicional cena familiar para acoger el Año Nuevo es compartida por casi todos los países latinoamericanos, aunque cada uno con sus variantes. El cerdo es un platillo popular en Bolivia, donde según la creencia popular, ese animal va siempre hacia adelante y no retrocede.

En Cuba, donde el salario promedio llega a unos 20 dólares al mes, muchas familias ahorran durante todo el año para tener una cena de Año Nuevo con cerdo como platillo central, acompañado de arroz, frijoles negros y yuca. Luego, los isleños bailan salsa u otros ritmos hasta el amanecer.

El Salvador y Nicaragua prefieren cenar gallina rellena o pavo, mientras México defiende la originalidad de sus "romeritos", camarones en hierbas con salsa de mole, cuya receta es de origen prehispánico y a base de chocolate.

Pero todos los países, a excepción de unos pocos, como Argentina o Uruguay, están de acuerdo en la importancia de comer doce uvas con las campanadas de medianoche para tener dicha y prosperidad en cada uno de los meses siguientes.

Esta tradición podría sin embargo opacarse este año en Venezuela, donde los comerciantes aseguran que los altos precios disminuyeron la venta de la fruta.

Los fuegos artificiales son una especialidad de Chile, donde en la bahía del puerto de Valparaíso, a 120 km al oeste de Santiago, habrá un espectáculo que incluye la detonación de 24 toneladas de pirotecnia, en casi 30 minutos de duración y que es considerado uno de los tres más importantes del mundo.

También Argentina gusta de esta tradición, pues a la medianoche en punto en cada casa con patio, en cada balcón de apartamento y en cada terraza, la gente hace estallar una batería de fuegos artificiales y petardos para hacerlos estallar en forma coordinada.

Incluso, en algunos lugares se dispara al aire con armas de fuego, actividad por supuesto prohibida y que ha ocasionado más de una víctima, aunque la mayoría de los atendidos después de las fiestas son por lesiones que causó la pirotecnia.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes