Latinoamericanos y caribeños dan vida a CELAC en Caracas

CARACAS (AP). Líderes de América Latina y el Caribe inauguran el viernes una cumbre para establecer formalmente un nuevo bloque regional sin Estados Unidos ni Canadá, que los presidentes Hugo Chávez de Venezuela y Rafael Correa de Ecuador esperan que sustituya eventualmente a la OEA, en pos del sueño de unidad del prócer Simón Bolívar.

La Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) se espera quede constituida luego de dos días de revisión de sus estatutos por sus 33 países miembros. El organismo nace con el objetivo de proyectar la región ante el mundo y de convertirse en un mecanismo más representativo y efectivo para la resolución de conflictos, la promoción del desarrollo económico y el combate de la pobreza.

Algunos líderes como Chávez y Correa esperan que la nueva entidad eventualmente sustituya a la Organización de Estados Americanos (OEA), que consideran obsoleta y dominada por Estados Unidos.

La CELAC "es un arma para la integración económica, política, y mas allá la integración social de nuestros pueblos", dijo el mandatario venezolano en la víspera a periodistas. "Es algo muy distinto a la OEA. Y yo, mi opinión personal, es que a medida que pasen los años, la CELAC va a ir dejando atrás a la vieja y desgastada OEA... Sí, obsoleta".

"La OEA es un espacio que fue manipulado, dominado por Estados Unidos, siempre", comentó. "Es un organismo... mellado por el desgaste de los años, incluso muy lejos del espíritu de nuestros pueblos y del espíritu de la independencia y la integración necesaria en América Latina", agregó.

El presidente cubano Raúl Castro, cuyo país fue expulsado de la OEA en 1962, se hizo eco de la postura de Chávez y Correa luego de su arribo el viernes, afirmando que la creación del nuevo bloque "se puede considerar el acontecimiento más grande de los últimos 200 años".

Pero a diferencia de Chávez otros mandatarios aspiran a que la CELAC tenga un enfoque más orientado hacia el diálogo y la concertación. Dilma Rousseff, de Brasil, y Felipe Calderón, de México, defienden la creación del grupo como un foro de concertación, que hable de los intereses de la región ante las otras naciones del mundo, y en lo interno que promueva el diálogo, la democracia y del desarrollo comercial e industrial.

"Hoy me congratulo de que la unión de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, que suscribimos entonces en Cancún hace año y medio, hoy siga su paso escrupuloso a consolidarse como el vinculo de unidad de toda nuestra región y de todos nuestros pueblos que son hermanos", dijo Calderón poco después de su arribo a Caracas.

"Nos sumamos al anhelo de todas nuestras naciones de integrar una América Latina y un Caribe libre, independiente, justo, democrático, respetuoso del medio ambiente y de los derechos humanos, donde se pueda forjar la prosperidad de todos sus habitantes", añadió.

El gobierno brasileño esta particularmente interesado en diseñar una estrategia común para enfrentar el impacto de la crisis financiera global. Se espera que Brasil asuma un papel relevante en el bloque.

América Latina y el Caribe como región experimentó un crecimiento económico de más de 5% el año pasado, y sus líderes están buscando formas de fortalecer aún más sus economías al fomentar las industrias locales y reducir las importaciones de fuera de la región.

"Nosotros podemos construir una integración que sea realmente productiva y que nos lleve al crecimiento de nuestras economías, y también que nos lleve a un proceso que no sea la explotación de un país por otro", dijo Rousseff en Caracas.

Con la CELAC "nuestros países están mostrando esa vocación para crear un futuro común... sin injerencias de cualquier tipo", comentó.

Recordó "que hace 200 años, Caracas surgía como un farol por la lucha de la independencia... yo creo en el sueño de Bolívar" de que las naciones americanas "podían gobernarse y podían de forma autónoma desarrollarse".

"En aquella época fue derrotada (la idea de Bolívar) y estoy segura que este es el momento en que nosotros vamos a permitir esa posibilidad, siempre manteniendo su soberanía, manteniendo su independencia, que podamos relacionarnos como países hermanos, construyendo una región de crecimiento, de oportunidades", enfatizó.

Chávez expresó que "nosotros tenemos que marchar hacia lo que Bolívar llamó un gran cuerpo político".El presidente de República Dominicana, Leonel Fernández, encabezó esta semana en el balneario colombiano de Cartagena el llamado Foro Internacional Arabe-Latinoamericano, donde el desarrollo económico de ambas regiones fue uno de los temas centrales del foro.

Fernández dijo que Latinoamérica y los países árabes se encaminan a convertirse en la segunda economía más fuerte del mundo, superada solo por Estados Unidos y por encima de China.

"Estaríamos hablando de 55 naciones, 34 de América Latina y el Caribe y 23 naciones del mundo árabe, que representan 55 naciones de 193 en Naciones Unidas, por tanto, prácticamente el 33% de la representación en el principal órgano mundial", dijo Fernández a la AP el jueves por la noche en Cartagena.

Grupos de universitarios y opositores al gobierno venezolano colocaron en puentes y viaductos cercanos a los hoteles donde están alojados los mandatarios, carteles en los que se podía leer: "Presidentes bienvenidos a la capital del crimen" y "Rafael Correa devuelve los $ 3.000 millones (dólares) de los venezolanos", en alusión a los secuestros, robos a mano armada y asesinatos son frecuentes en Venezuela; así como los millonarios acuerdos y donativos suscritos entre los gobiernos de Caracas y Quito.

Los carteles fueron rápidamente removidos por la policía, según imágenes que la televisora Globovisión.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes