Lavitola rechaza delito de corrupción internacional por el caso Finmeccanica

El empresario italiano Valter Lavitola negó hoy el cargo de intento de corrupción internacional que se le imputa en relación con supuestos sobornos de la empresa Finmeccanica al entorno del expresidente de Panamá Ricardo Martinelli (2009-2014).

Lavitola rechazó esta acusación durante la vista celebrada en el Tribunal de Roma, donde testificó por este caso en el que también está imputado el que fuera director comercial de Finmeccanica, Paolo Pozzessere.

Fue interrogado por el fiscal Paolo Ielo sobre la función de la compañía Agafia, que debía desarrollar labores de asistencia técnica a las compañías de Finmeccanica que operaban en el país centroamericano: Selex, Augusta y Telespazio.

La Fiscalía considera esta sociedad una tapadera para desviar fondos y comisiones desde Finmeccanica a altos funcionarios de Martinelli a cambio de futuras licitaciones.

Según la acusación, un acuerdo de 2010 prometía el supuesto pago de unos 25 millones de dólares a altos cargos del Ejecutivo panameño a cambio de la adjudicación de contratas por más de 200 millones de dólares.

Agafia era una sociedad panameña si bien su cuenta bancaria estaba instituida en Bulgaria, lo que Lavitola achacó a las ventajas fiscales de ese país y a la imposibilidad de abrir una cuenta bancaria en Panamá.

Por esta razón eximió de responsabilidad a Martinelli porque, si hubiera estado vinculado a Agafia, habría sido posible abrir una cuenta en Panamá.

El fiscal sacó a la luz la transcripción de una interceptación telefónica en la que Lavitola manifestaba a Pozzessere su voluntad de percibir el 35 % de los 25 millones del mencionado acuerdo y los procuradores italianos tratan de dilucidar a quien estaba destinado el resto del montante.

Para los investigadores, Lavitola ejercía de mediador entre Finmeccanica, especializada en el sector de la seguridad, y los altos funcionarios del entorno de Martinelli.

El acusado, preso por otros delitos, recordó que actuó en Panamá en calidad de "representante informal" del ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi y que conoció a Martinelli durante una conferencia empresarial celebrada en Italia en 1992.

Preguntado por cómo consiguió trabajar para Finmeccanica, una de las empresas más importantes de Italia y con participación pública, Lavitola aseguró que fue por recomendación de Berlusconi.

" Después me llamó Pozzessere y me convertí en asesor de Finmeccanica para Panamá y la región (...) Pozzessere me consideraba una persona capaz y seria porque lograba cerrar importantes contratos y porque representaba un vínculo con Berlusconi", dijo el acusado.

Pero consideró que "a fin de cuentas me tomó el pelo y me usó porque lo que quería era cultivar una relación con Berlusconi".

La próxima audiencia de este proceso en primera instancia se celebrará el próximo martes 26, cuando deberá comparecer Pozzessere, que estuvo presente en la audiencia de hoy.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes