Leche en polvo adulterada provoca ola de pánico en China

PEKÍN (AFP). Los servicios hospitalarios de Pekín fueron asediados el miércoles por padres atemorizados luego del escándalo causado por la leche en polvo adulterada que, según el último balance, causó la muerte de tres bebés y enfermedades en otras 6,244 criaturas.

Las autoridades chinas reconocieron que dos de las empresas lácteas involucradas exportaban sus productos --a Burundi, Gabón, Bangladesh, Birmania y Yemen-- y que se habían encontrado yogurts contaminados en Hong Kong.

El último balance señala tres muertos --además de los decesos ya conocidos de dos bebés de Gansu (noroeste), otro falleció en Zhejiang (este)-- y 6,244 criaturas afectadas, anunció el miércoles el ministro de Salud Shen Zhu.

Entre estos últimos, 1,327 siguen hospitalizados, 158 de los cuales "con graves insuficiencias renales". Sin embargo, 94 de los 158 casos graves "se encuentran en estado estable".

En Pekín, decenas de familias acudieron el miércoles al Instituto de Investigación Pediátrica, uno de los grandes establecimientos de la capital.

"Todos estamos preocupados", explicó Ang Fengyun, una madre de 34 años, que llevaba en brazos a su hija de dos años. La criatura lloraba, porque no había comido. En los comercios y supermercados, los productos sospechosos fueron retirados de las estanterías.

El martes, la televisión anunció que 22 fabricantes de leche en polvo estaban involucrados, y no uno solo, y que el escándalo afectaba a todo el territorio.

Los matutinos publicaron la lista de todos los fabricantes y de los 69 lotes infectados por la melamina, una sustancia química que fue agregada fraudulentamente para que la tasa de proteínas pareciera más elevada.

En todo el país reina la sicosis.

"¿Cómo saber si la leche fresca no está contaminada? Todavía están investigando, no podemos estar seguros", dijo una jubilada, Ma, que asistió a la asamblea de padres en Pekín con su nieta de diez meses.

En Gansu, una provincia pobre donde comenzó el escándalo con la leche Sanlu, Qi Yunzhong, un docente que enseña en el campo, volvía del hospital, también invadido por padres angustiados.

"Mi hijo tiene un pequeño cálculo renal de 2 mm, pero los médicos me dijeron que no valía la pena tratarlo. Dijeron que debe beber mucha agua", afirmó este padre, interrogado por la AFP.

"A medida que se conocen los resultados de la investigación, cada vez más padres vienen al hospital para hacer examinar a sus hijos, los servicios de urgencia deben hacer frente a un aumento rápido de las consultas en poco tiempo", destacó el ministro de Salud.

"La prioridad para los servicios sanitarios es ayudar a los pacientes a recuperar la salud, el ministerio tendrá una actitud responsable con respecto al pueblo", agregó.

Yang Shongyong, el vicegobernador de Hebei, una provincia vecina de Pekín, acusó a las autoridades de la ciudad de Shijiazhuang, sede del grupo Sanlu. Aunque fueron alertadas por esta empresa el 2 de agosto, no hicieron nada.

Varias autoridades locales fueron destituidas, explicó.

En esta misma provincia, cuatro personas fueron llevadas ante la justicia. Los primeros resultados de la investigación mostraron que se trata de dos intermediarios que vendieron sus reservas de leche a Sanlu después de haber agregado la melamina, según la agencia China Nueva, que citó a la policía.

La directora general de Sanlu, Tian Wenhuan, cuya destitución fue anunciada el martes, fue arrestada por la policía, anunciaron los medios de comunicación chinos.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes