Legisladores acusan negligencia contra dengue en Hawaii

Al senador estatal de Hawaii Russell Ruderman le preocupa siempre que hay un mosquito zumbando en su casa.

Hasta hace poco tiempo, él no pensaba demasiado en ese insecto común, pero ahora su esposa tiene seis meses de embarazo y existe una creciente epidemia de dengue en la Isla Grande, donde ellos viven.

"Podría amenazar su embarazo, así como su salud", dijo el legislador respecto a la enfermedad transmitida por mosquito.

El Departamento de Salud estatal dice que hasta el jueves hay 107 casos confirmados de dengue en la Isla Grande.

Señaló que está trabajando con el condado para fumigar 155 propiedades, incluidas escuelas, y que inició un programa de acercamiento para educar a la gente sobre la enfermedad.

Además, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC por sus siglas en inglés) enviarán la próxima semana entomólogos y técnicos a la Isla Grande para ayudar a evaluar la situación.

Sin embargo, Ruderman y otros legisladores locales dicen que el departamento está minimizando el problema.

"No están advirtiendo a la gente de manera apropiada", dijo el representante estatal Richard Creagan, un médico que no ejerce. "No es un brote pequeño ahora; es una epidemia grande".

Creagan agregó que quiere que funcionarios de salud estatales propicien el aislamiento voluntario de personas que estén infectadas, que sean más agresivos en la eliminación de mosquitos y que adviertan a mujeres embarazadas, quienes podrían tener complicaciones.

Los síntomas de dengue incluyen fiebre alta, dolor de cabeza, náusea, dolor muscular, dolor óseo y de articulaciones, así como erupción cutánea. No existe tratamiento específico, pero se recomienda reposo y acetaminofén para combatir fiebre y dolor.

Los síntomas con frecuencia desaparecen por completo en dos semanas.

La enfermedad no es endémica en Hawaii, pero puede ser propagada por mosquitos que piquen a viajeros infectados provenientes de zonas donde sí lo es.

El doctor Lyle Petersen, director de la División de Enfermedades por Transmisión Vectora, perteneciente a los CDC, quien estará la próxima semana en la isla, dijo previamente que la epidemia no era enorme en comparación con otras partes del mundo.

"El nivel de alarma es un poco mayor de lo que debería ser", agregó el director estatal de salud, el doctor Ginny Pressler. "Estamos tratando de concientizar a la gente, no de crear temor".


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes