"Ley seca" cambia hábitos en carreteras de Brasil

BRASILIA (AP). Una drástica ley de tolerancia cero para el consumo de alcohol entre conductores tiene a los dueños de bares en Brasil irritados por la baja que ha causado en sus ventas, mientras autoridades de salud celebran un impacto positivo en el tránsito.

La norma, conocida como "ley seca", entró en vigor a fines de junio ante la alarmante muerte de 17,000 personas por accidentes de tránsito que involucraron el alcohol en 2007, según el ministerio de Salud.

Según la ley, quien conduce un vehículo después de consumir al menos un vaso de cerveza se expone a una multa de 955 reales (597 dólares) y la suspensión de su licencia por un año.

"La ley es severa, lleva la tolerancia al consumo de alcohol en carreteras prácticamente a cero", explicó a la AP el director de tránsito del Distrito Federal, Jair Tedeschi.

Agentes policiales montan controles en puntos estratégicos para medir el alcohol en el organismo de los motoristas mediante aparatos llamados popularmente "bafómetros", en los que el conductor sopla y automáticamente indica el porcentaje de alcohol en la sangre.

En respuesta, los conductores han comenzado a cambiar de hábitos: algunos que llegan en grupos designan a uno que no bebe, otros utilizan taxis y muchos simplemente dejaron de ir a bares, un efecto que ya generó consternación entre los dueños de expendios de licores.

"Cambió la cultura, ahora hay gente que cuando sale no bebe, y si bebe no maneja, son pocos los que no cumplen", sostuvo Tedeschi, un defensor de la ley. "Dio una sacudida a la sociedad".

Hospitales en todo el país mostraron reducciones significativas en el número de personas atendidas por accidentes de tránsito desde que rige la tolerancia cero con el alcohol en las carreteras.

La secretaría de salud del estado de Sao Paulo calculó en 19% la caída de atenciones por accidentes de tránsito, en Río de Janeiro fue de 17,3%, mientras en Río Grande do Sul las autoridades calcularon una baja de 30%.

Tedeschi dijo que en Brasilia, si se comparan los 17 días previos a la ley, con los 17 días posteriores, los accidentes con muertes cayeron 38%.

En contraste, los dueños de bares acusaron una caída en el volumen de negocios y advirtieron que ya han tenido que despedir empleados.

La red de televisión Globo mostró un bar de Sao Paulo donde colocaron hamacas para que los clientes reposen antes de conducir su vehículo después de beber, y en Brasilia, un bar ofrece a los clientes los servicios de un empleado que dirige su vehículo hasta sus casas mientras otro lo va a recoger en moto.

Sin embargo, la ley también puso a muchos a buscar formas de evadir la acción de la policía.

En una fiesta reciente en la Universidad de Brasilia, los organizadores colocaron una pizarra con información actualizada de los sitios donde había controles policiales.

Los dueños de bares se perfilan como los grandes perdedores con la nueva ley, e incluso llevaron su queja ante el Supremo Tribunal Federal (corte suprema), por considerar que la norma "excedió los límites de lo razonable".

"En este caso se castigan a los inocentes, el dueño del negocio, los empleados que serán despedidos", argumentó la Asociación Brasileña de Restaurantes y Empresas de Entretenimiento en una acción legal planteada la semana pasada.

El director jurídico de la Asociación Brasileña de Bares y Restaurantes, Percival Maricato, consiguió que la justicia de Sao Paulo reconociera su derecho a no someterse a la alcoholemia, bajo el argumento de que nadie está obligado a producir pruebas en contra de sí mismo.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes