En el Líbano sí quieren a Ghosn

Carlos Ghosn era uno de los líderes de la industria automotriz y ha caído en desgracia, pero en el Líbano cuenta con considerable apoyo pues son de allí sus antepasados.

Desde hace unos años Líbano ha albergado esperanzas de que Ghosn, cuyos abuelos eran libaneses y quien tiene extensos proyectos de desarrollo en el país, algún regresaría a ejercer algún rol en la política, quizás rescatando su alicaída economía.

Pero Ghosn, hasta hace poco presidente de Nissan Motor Co., fue detenido el mes pasado en Japón bajo acusaciones de reportar incorrectamente sus ingresos. El viernes, un tribunal japonés aprobó prorrogar la detención otros 10 días.

En el Líbano, varios políticos han acudido en su defensa, algunos incluso conjeturando que se trata de alguna conspiración política o empresarial. El gobierno está considerando pedir a Japón que lo extradite para que sea enjuiciado en suelo libanés.

“A Carlos Ghosn, en su infortunio, le digo yo: El Ave Fénix libanesa no será quemada por el sol japonés”, declaró el ministro del Interior libanés Nohad Machnouk en una conferencia en Beirut.

El Líbano, un pequeño país de apenas 4,5 millones de habitantes, se enorgullece de sus emigrantes que han logrado éxito en el exterior, y de la gran cantidad de celebridades de herencia libanesa, como el magnate mexicano Carlos Slim, la cantante colombiana Shakira, la actriz mexico-estadounidense Salma Hayek, la libanesa británico-libanesa Amal Clooney y los diseñadores de moda Elie Saab y Reem Accra.

Pero había particular orgullo en Ghosn, quien tiene pasaporte libanés, habla árabe impecable y visita al país con regularidad, incluso una vez justo antes de ser detenido en Tokio. Nacido en Brasil, donde su abuelo libanés fue a hacer fortuna, Ghosn se crió en el Líbano, donde pasó parte de su infancia en una escuela jesuita.

Aun cuando ascendía en la industria automotriz, primero en Renault y luego rescatando a Nissan, Ghosn se mantenía en contacto con sus antiguas amistades. Se casó dos veces: la primera con una mujer libanesa que vive en Beirut y la segunda en el 2016 con Carole Nahas, también de ascendencia libanesa.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes