Liberan a coronel colombiano absuelto por desapariciones de Palacio Justicia

El coronel en retiro Alfonso Plazas Vega quedó este jueves en libertad después de pasar más de ocho años recluido en una unidad militar, acusado de ser el responsable de la desaparición de dos personas durante la retoma del Palacio de Justicia de Colombia en 1985.

Plazas Vega recibió la notificación de libertad un día después de que la Corte Suprema de Justicia lo absolviera de su presunta responsabilidad en la desaparición de una guerrillera y un empleado, en la retoma del Palacio de Justicia, asaltado a sangre y fuego por el grupo guerrillero M-19 hace 30 años.

"Con la satisfacción de mostrarle al pueblo colombiano hasta dónde puede llegar la ignominia en un país como el nuestro, ahí ve usted (en la boleta) a un hombre con un número como el peor criminal de Colombia para que ocho años y cinco meses después se me dé la libertad y se declare mi inocencia", manifestó Plazas Vega a periodistas.

El militar fue condenado por el Tribunal Superior de Bogotá a 30 años de cárcel por las desapariciones y desde su reclusión en 2007 se encontraba detenido en el Cantón de Infantería del Ejército ubicado en el norte de la capital colombiana.

Plazas Vega apuntó que durante el tiempo que duro privado de libertad hasta el día de ayer "lo único que hubo fue un terrible montaje" en su contra y con esto se atropellaron "todos mis derechos fundamentales".

El Palacio de Justicia fue tomado por el Movimiento 19 de Abril (M-19) el 6 de noviembre de 1985 y recuperado al día siguiente por el Ejercito, después de 28 horas de enfrentamientos, en una operación que dejó cerca de un centenar de muertos y once desaparecidos.

En la época de los hechos, el entonces teniente coronel Plazas Vega era el comandante de la Escuela de Caballería, que lideró la operación militar y se hizo célebre porque cuando se le preguntó por qué los tanques del Ejército entraron al Palacio de Justicia, respondió que la intención era "mantener la democracia, maestro".

Inicialmente el militar retirado fue condenado por la desaparición "forzada agravada" de siete trabajadores de la cafetería, tres visitantes ocasionales y una guerrillera del M-19.

Sin embargo, en 2012 el mismo Tribunal ratificó la pena pero disminuyó a dos el número de desaparecidos luego de considerar que había pruebas de que el administrador de la cafetería del Palacio, Carlos Augusto Rodríguez, y la guerrillera Irma Franco, salieron con vida luego de la retoma del Palacio.

Ayer, cuando se conoció la decisión de su liberación, el militar aseguró que "la Corte Suprema reivindicó a la justicia colombiana" y afirmó que "hubo una pésima investigación y unas decisiones equivocadas por parte de la primera y segunda instancia".

Asimismo, Plazas Vega dijo que hasta el momento no ha pensado en presentar una demanda contra el Estado por el tiempo que estuvo preso ya que "no es lo que está en las prioridades de mis actividades por llevar a cabo a continuación", señaló. 

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes