Líder islámico regresa a Túnez; dice que no es "Jomeini"

TUNEZ (AP). El líder de un partido islámico tunecino hace mucho tiempo proscrito fue recibido el domingo por una multitud en el aeropuerto de la capital, tras más de dos décadas de exilio, y dijo que sus críticos no deben compararlo con el padre de la Revolución Islámica de Irán y que deben aceptar que sus opiniones son más moderadas.

"Algunos medios occidentales me retratan como (el ayatolá Rujolá) Jomeini, pero yo no soy así", dijo Rachid Ghanouchi.

Ghanouchi habló con The Associated Press el domingo en su primera entrevista tras regresar a su país del norte de Africa, después de más de dos décadas en el exilio en Gran Bretaña. Dijo que su movimiento político quiere reforzar los derechos de la mujer.

Ghanouchi y otros 70 exiliados del Partido Ennahdha ("Renacimiento") llegaron dos semanas después que el presidente Zine El Abidine Ben Alí _quien durante 23 años gobernó con mano de hierro_ tuviera que huir del país debido a las protestas y la violencia callejera.

Ghanouchi se dirigió a la multitud congregada en el aeropuerto, con la ayuda de un megáfono, pero su voz quedó enterrada entre los vítores y proclamas de "¡Dios es grande!".

Durante sus 23 años en el poder, Ben Alí reprimió con saña a sus oponentes, entre ellos los islámicos, a quienes encarceló y mandó a muchos de ellos al exilio.

Debido a las protestas en contra de la corrupción y la represión, Ben Alí se vio obligado a huir a Arabia Saudí el 14 de enero. Las autoridades tunecinas emitieron una orden internacional de busca y captura en su contra, tras acusarlo de sacar fondos ilegalmente del país.

La fiscalía suiza dijo el domingo que ha iniciado una investigación sobre lavado de dinero en las cuentas de Ben Alí y su familia. La Fiscalía dijo que las cuentas bloqueadas hace dos semanas contienen decenas de millones de francos suizos. En París, las autoridades investigan los bienes que posee la familia en Francia.

Con la partida de Ben Alí, Ennahdha ha llenado el vacío político, encabezando manifestaciones y reuniéndose con el primer ministro. Aunque oficialmente no ha sido derogada la proscripción que pesa contra el Partido Ennahdha, el nuevo gobierno interino lo ha tolerado.

El respaldo público a Ennahdha, como la manifestación del aeropuerto, habrían sido impensables bajo Ben Alí, que proscribió el partido, le acusó de conspirar para asesinarle y crear un estado fundamentalista musulmán.

Aunque Ennahdha era tildado de grupo terrorista islámico por Ben Alí, otros lo consideran un grupo moderado.

Ghanouchi, de 69 años, abandonó el país al llegar al poder Ben Alí en 1987.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes