Líderes piden parar migración infanitl

ETIQUETAS

El gobierno de Estados Unidos se prepara para abrir una nueva planta en una zona rural de Nuevo México donde mantener a cientos de niños no acompañados que llegan de Centroamérica. Así lo pidieron funcionarios estatales a las autoridades federales, convencidos de que se puede hacer más para frenar la inmigración. "Maldita sea, el gobierno federal tiene un trabajo que hacer", dijo la gobernadora de Arizona, Jan Brewer, el miércoles en Nogales, donde visitó una instalación que aloja en el sur de Arizona cerca de 1.000 niños detenidos en la frontera Estados Unidos-México.

El aumento de los pasos fronterizos ha tensado los límites de los recursos existentes, propiciando que el gobernador republicano renovase sus críticas contra la política de inmigración de la administración Obama. Brewer dijo que los estados no tienen autoridad para abordar el asunto, en referencia a una demanda federal contra Arizona por su ley de inmigración conocida como SB1070.

Miles de familias y niños no acompañados llegaron a los Estados Unidos en los últimos meses, huyendo de la violencia, los asesinatos y las extorsiones de las pandillas delictivas en Guatemala, El Salvador y Honduras. A pesar de llegar de forma ilegal, muchos creen que van a recibir la indulgencia de las autoridades estadounidenses.

El secretario de seguridad nacional Jeh Johnson, que se encontraba con la gobernadora Jan Brewer en el encuentro de Nogales, intentó tumbar esa percepción.

"Quiero seguir haciendo hincapié a todos los que están escuchando, incluyendo a los padres de los niños, a los padres que puedan estar considerando el envío de su hijo a Estados Unidos desde América Central, que este viaje es peligroso y al final no hay pase libre , no hay "permisos" para que sus hijos vivan en los Estados Unidos ", dijo Johnson.

Llorca informó desde Artesia, New Mexico.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Vuelve a paralizar a todo PANAMÁ, en esta 8va temporada