Lieberman cree que alto el fuego en Gaza se traducirá en más ataques

El ministro de Exteriores israelí, Avigdor Lieberman, se manifestó hoy contrario a que su país alcance una tregua con los grupos armados en Gaza, con el argumento de que de esta manera, producirán más cohetes y de mayor alcance.

"Si la operación acaba ahora, nos quedará claro a todos que será sólo un paréntesis antes de la cuarta operación, y eso no merece la pena", dijo Lieberman al medio electrónico "Ynet" en la séptima jornada de la ofensiva militar contra la Franja denominada "Margen Protector".

La operación militar que ha dejado ya más de 170 palestinos muertos y más de un millar de heridos en Gaza, en su mayoría civiles, tiene por objetivo acabar con el disparo de cohetes contra suelo israelí.

De acuerdo a datos del Ejército israelí mil cohetes han sido disparados en una semana de enfrentamientos, 760 de los cuales cayeron en Israel y alrededor de 200 fueron interceptados por las baterías del sistema de defensa aéreo "Cúpula de Hierro".

El jefe de la diplomacia israelí también aludió a la posibilidad de que su Ejército lance una incursión terrestre en Gaza, invasión que el jefe de las Fuerzas Armadas, general Beny Gantz, ha advertido que está preparada y a la espera de recibir luz verde por parte del Gobierno.

Lieberman no se salió del guión expresado en los últimos días por dirigentes y altos mandos militares al afirmar que "todas las opciones están en la mesa".

Al mismo tiempo, reconoció que existen esfuerzos de diversos actores internacionales destinados a lograr un cese de hostilidades en Israel y Gaza, pero advirtió de que Hamás empleará esa tregua como oportunidad para rearmarse.

"Creemos que la comunidad internacional está tratando de traer la paz a cualquier precio y toman cualquier propuesta de forma seria", dijo Lieberman.

El ministro israelí declaró que en la última ofensiva en 2012 los cohetes disparados desde Gaza alcanzaron Tel Aviv y que en la actual operación están llegando mucho más lejos al norte de Israel.

"Hamás aprovecha cada vez para producir más cohetes e incrementar su distancia", señaló.

Voces de la izquierda y la derecha, así como exresponsables militares, han pedido en los últimos días en los medios de comunicación al Ejecutivo israelí que tome en cuenta la posibilidad de declarar una tregua unilateral, incluso de corta duración como dos días, para calibrar la respuesta de Hamás o facilitar las gestiones diplomáticas encaminadas a lograr una tregua duradera.

Países como Egipto, Turquía o Catar, así como los jefes de la diplomacia alemana, francesa, EEUU o el Cuarteto para Oriente Próximo, están presionando para lograr que las partes se avengan a un cese del fuego.

Con todo, Lieberman ha advertido contra un intento de poner parches a la actual situación de conflicto y dijo que se trataría de un intento temporal que en el futuro explotará.

"Cuando aplazas el problema y no lo resuelves, en el futuro explotará... La próxima ronda es inevitable", concluyó.

Preguntado al respecto, el portavoz del departamento de negociaciones de la OLP, Xabier Abu Eid, declaró que Lieberman "ha impuesto sus visiones extremistas en el Gobierno israelí".

"Es una persona con muchos planes de guerra y ninguno de paz. Se ha parado frente a la Asamblea de la ONU a defender la limpieza étnica de la población palestina. Tiene apetito de más guerras y no de paz", subrayó.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7