Limpian Isla de Vieques de bombas inertes y vivas

VIEQUES, Puerto Rico. (AP) Desde el 2005, la Marina estadounidense ha sacado de la isla puertorriqueña de Vieques casi 4 millones de kilos de chatarra, así como bombas inertes y vivas que se acumularon durante los 60 años que la Armada bombardeó la zona este de esa isla municipio como parte de sus ensayos militares.

Pero, pese a las preocupaciones de los viequenses que encabezaron un movimiento de desobediencia civil para que la Marina de Guerra saliera de su isla _a 13 kilómetros al sureste de Puerto Rico_ los contratistas que limpian la antigua zona de tiro no han encontrado el temido uranio reducido que fue lanzado en 273 cápsulas en 1999.

"No hemos encontrado nada", sostuvo Christopher Penny, del Programa de Restauración de Vieques de la Marina, entrevistado por periodistas que hicieron un recorrido el jueves por algunos caminos de los 14.700 acres (5,95 hectáreas) que la Armada entregó en el 2003 al Servicio federal de Pesca y Vida Silvestre (FWS, en inglés), tras décadas de protestas de los viequenses.

Tim Garretson, de la empresa CH2MHill, contratada por la Marina para limpiar el terreno, sostuvo que entre el 60% y el 70% del uranio fue recogido en 1999 por la Comisión Nuclear Reguladora, un organismo federal independiente.

La limpieza cuesta 20 millones de dólares cada año, sufragados por la Marina, que ha destinado 235 millones de dólares hasta 2019 para sacar las municiones muertas o vivas disparadas allí y para convertir la parafernalia militar inservible en metal reciclable que se exporta.

Chris Brown, supervisor de municiones sin explotar de PIKA International, subcontratada por CH2MHill, sostuvo que entre el 2005 y el 2007 se recuperaron 2,13 millones de kilos de chatarra enviada fuera de la isla, actualmente hay 1,6 millones de kilos y para finales de 2008 se recuperarán casi 2 millones más.

Christopher Penny, del Programa de Restauración de Vieques de la Marina, sostuvo que se han limpiado 661 acres (267,5 hectáreas) en un área de 1.100 (450) de la antigua zona de tiro y la punta este de la isla, 65 acres (26,31 hectáreas) de caminos y playas, y se han removido 14.700 artículos de municiones y 3.924 bombas.

Como demostración al proceso de limpieza, la Marina hizo el jueves cuatro detonaciones grandes que destruyeron en total unos 1.200 kilos de municiones vivas halladas en esos terrenos.

El mayor temor de los contratistas que limpian allí es que, bajo la vegetación que ha vuelto a crecer en la zona, haya innumerables municiones sin explotar, incluidas minas antipersonales, y que los ciudadanos se acerquen al área pese a los letreros de advertencia.

Los viequenses también reclaman que CH2MHill utilice cámaras de metal para detonar las bombas, y no lo haga al aire libre, pues aseguran que contamina a la población, señaló Cristina Corrada, líder de la comunidad.

CH2MHill fabrica sus propias cámaras de detonación, pero Garretson dijo a la AP que en el caso de Vieques "no son factibles".

Vive la adrenalina de la 7ma temporada

¿Quieres comer en los mejores restaurantes?

Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes