Llega ayuda a Kentucky tras devastadora tormenta de hielo

CANEYVILLE, Kentucy, EU (AP). Miles de soldados de la Guardia Nacional se abrieron paso el domingo, con motosierras, hacia las comunidades remotas del estado de Kentucy para atender a los residentes aislados por una tormenta de hielo devastadora que había incomunicado a algunos pobladores casi una semana.

Los soldados entregaban estofado de carne y chile (ají), puerta por puerta en las casas sin electricidad donde permanecían encerrados los pobladores. La entrega de víveres era parte de los esfuerzos de las autoridades ante lo que el gobernador Steve Beshear calificó como el mayor desastre natural que hubiese ocurrido en el estado.

La llegada de los vehículos todo terreno del ejército en las poblaciones rurales del condado de Grayson, unos 144 kilómetros (90 millas) al suroeste de Louisville, hizo que los niños saltaran de emoción dentro de las casas que contaban con generadores de emergencia, en las que Bryan Bowling y otras 18 personas se agrupaban alrededor de una chimenea.

"Los niños miraban por la ventana y gritaban '¡Sí!, estamos salvados'", dijo Bowling, de 30 años, que tiene hijos de 7 y 4 años.

"Es bueno saber que la gente se preocupa por nosotros".

Kentucky fue el estado más afectado por una tormenta de hielo que paralizó áreas enormes desde las montañas Ozark hasta la región del Appalachia, en el oeste de Estados Unidos, a comienzo de esta semana. Las autoridades han relacionado 42 muertes con la tormenta a nivel nacional, la mayoría ocasionadas por hipotermia, accidentes vehiculares e intoxicación por monóxido de carbono de generadores con malas instalaciones o calefactores de carbón usados en interiores.

En su peor momento, la tormenta cortó la electricidad de 1,3 millones de casas, desde las llanuras del sur del país hasta la costa este.

De esas casas, más de 700,000 se encontraban en Kentucky, una situación nuca antes vista en el estado. Para el domingo la cifra había descendido a 400,000 en Kentucky, con otros cortes en el suministro en otros estados.

Los 4,600 soldados que el gobernador Beshear solicitó, incluyendo su Guardia Nacional de Kentucky entera, llegaron a todas las regiones del estado para distribuir alimentos y agua, remover árboles caídos, mantener la seguridad y revisar las casas en zonas de difícil acceso.

Los soldados, trabajadores de empresas de servicios públicos y algunos civiles hicieron frente a las temperaturas de casi 10 grados Celsius (50 Fahrenheit) en gran parte de la región para hacer reparaciones. Aunque las autoridades han dicho que algunas personas podrían seguir sin electricidad por semanas, los residentes mostraban ánimos para seguir resistiendo las duras condiciones.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes