Llega ayuda a Mianmar pero el gobierno quiere controlarla

YANGON, Mianmar (AP). Un buque de la armada francesa con ayuda para los sobrevivientes de un devastador ciclón aguardaba el sábado en las costas de Mianmar esperando la autorización del hermético régimen militar para distribuir ayuda, mientras el número de muertos y desaparecidos trepaba a 134.000.

Por otra parte, un equipo tailandés recibió permiso para ayudar a las víctimas del ciclón en zonas vedadas a la mayoría de los extranjeros.

Unos 30 médicos, enfermeras y paramédicos prevén viajar al delta del Irrawaddy para tratar a las víctimas en campamentos o aldeas remotas, dijo el doctor Surachet Satitniramai, director del Instituto de Servicios Médicos de Emergencia tailandés.

Las autoridades de Mianmar insistieron que el personal debía ser civil _no admitiría médicos militares_ y dijeron que no tendría acceso a hospitales donde hubiera médicos locales.

La junta llevó a un grupo de diplomáticos extranjeros a visitar el anegado delta del Irrawady el sábado, pero la principal enviada estadounidense a este país dijo que era una visita orquestada.

La prensa oficial anunció el viernes que la cifra de muertos por el ciclón Nargis se había casi duplicado a 78.000 y que los desaparecidos ascendían a 56.000. Los grupos de ayuda dicen que probablemente hay 128.000 muertos, y que muchos más podrían morir de hambre y enfermedades a menos que la ayuda llegue rápidamente a unos dos millones y medio de sobrevivientes. El desastre se desencadenó el 2 y 3 de mayo.

Mientras tanto, una tormenta tropical pronosticada para el sábado provocará algunas inundaciones en Mianmar, aunque sin comparación con las causadas por el ciclón.

Pese a contar con escasos medios para asistir rápida y eficientemente a las víctimas, el gobierno aislacionista insiste en que no quiere que ningún grupo internacional maneje las operaciones de ayuda en su país desesperadamente pobre.

Dice que toda la ayuda debe ser entregada al gobierno para que éste dirija su distribución y ha impedido que los extranjeros salgan de la capital Yangon (Rangún).

Esa política también parece estar bloqueando el paso del buque de guerra francés Le Mistral, que llegó el sábado temprano con 1.000 toneladas de alimentos _suficientes para alimentar a 100.000 personas durante 15 días_ y albergue para 15.000 personas.

Una declaración del gobierno francés dijo que el barco aguardaba a 22 kilómetros (13 millas) fuera de las aguas territoriales de Mianmar.

Mientras Francia negocia con el gobierno la entrega de la ayuda, el comandante de Le Mistral, contralmirante Alain Hinden, dijo telefónicamente a la AP que "estamos patrullando en el lugar mientras aguardamos la autorización".

"El buque puede permanecer aquí durante días o semanas" de ser necesario, agregó.

El embajador francés ante las Naciones Unidas, Jean-Maurice Ripert, advirtió el viernes que la negativa del gobierno de Mianmar a entregar la ayuda a los sobrevivientes "podría conducir a un verdadero crimen de lesa humanidad".

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes