Lluvias dejan un muerto en Costa Rica

SAN JOSE (AP). Un policía murió ahogado al caer en un río crecido por un temporal en Costa Rica, en donde ahora el clima lluvioso golpea a algunos damnificados por el terremoto del mes pasado.

La Comisión Nacional de Emergencias (CNE) informó en un comunicado que el policía Rafael Castillo, de 61 años, murió ahogado cuando iba rumbo a su hogar y cayó con su motocicleta en el caudal del río Peje, en la región caribeña de Limón, el cual estaba crecido por los aguaceros.

La CNE también informó que puso en alerta a las poblaciones de la zona caribeña y del norte de Costa Rica, ante el fenómeno provocado por un frente frío que está generando lluvias intermitentes e inundaciones.

El reporte señaló que al menos tres ríos están crecidos.

El alerta para la población abarcó también el cantón de Sarapiquí de Heredia, en donde al menos uno de los albergues para los afectados del terremoto del 8 de enero tuvo que ser desalojado porque sufrió daños por las lluvias y viento.

El albergue dañado queda en Poasito, una de las poblaciones devastadas por el sismo, en donde el encargado dijo que intentó reparar el toldo bajo el cual se refugiaban al menos 20 familias, pero no lo consiguió y fue destruido por el vendaval.

"No podemos seguir así, necesitamos que el gobierno nos resuelva qué va a pasar con nosotros", expresó al canal 7 de televisión Nidia Avendaño, una de las afectadas por el terremoto y que se encontraba albergada en Poasito. Las familias fueron trasladadas a otro refugio que ya acogía a un centenar de personas.

Las autoridades aseguraron que la construcción de viviendas temporales para los damnificados del sismo empezará el viernes. Cada una costará unos 1,600 dólares, de los cuales 600 serán aportados por el gobierno, dijo la ministra de Salud y coordinadora del sector social, María Luisa Avila. Los otros 1,000 dólares fueron recaudados a través de donaciones por una organización no lucrativa que también colaborará con personal para erigir las moradas.

Más de un millar de afectados por el terremoto permanecen en refugios, de los cuales unos 275 son nicaragüenses, de ellos el 75% se encuentra en condiciones de ilegalidad, pero no tendrán problemas para recibir apoyo, dijo Avila, al asegurar que no harán distinciones entre costarricenses y extranjeros para la entrega de ayudas.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes