Lluvias obstaculizan rescate en Indonesia

JUMANAK, Indonesia (AP) — Las lluvias torrenciales impedían el domingo que las cuadrillas de rescate buscaran sobrevivientes en las colinas del occidente de Indonesia, donde centenares de habitantes fueron enterrados vivos por los deslaves que provocó un violento terremoto que destruyó cuatro poblados. La ONU dijo que podría haber 1.100 muertos.

Las autoridades dijeron que por lo menos 644 personas quedaron sepultadas y que posiblemente murieron en varios poblados de las colinas del distrito Padang Pariaman en la costa oeste de isla de Sumatra.

La ayuda y los esfuerzos de rescate se han concentrado en Padang, la capital de la región, una ciudad costera de 900.000 personas donde varios edificios altos se desplomaron y centenares murieron.

El sismo también fue devastador en Pariaman, donde las colinas que rodean la ciudad se desprendieron, provocando un alud de lodo, piedras y árboles.

Numerosos rescatistas, personal militar, agentes policiales y voluntarios excavaron entre los escombros con maquinaria pesada, que finalmente llegó el domingo para dar ayuda a los habitantes que hasta entonces han cavado con las manos en busca de sus familiares.

Algunas mujeres lloraban en silencio mientras los cadáveres eran colocados en bolsas de un amarillo brillante.

El vicepresidente Yusuf Kala dijo que había poca esperanza de hallar a alguien con vida. "Podemos estar seguros de que están muertos, por lo cual esperamos por los funerales", dijo a los periodistas.

No estaba claro cuál era la cifra total de muertos del terremoto de 7,6 grados del miércoles, pero Naciones Unidas dijo que la cifra sería de 1.100.

El gobierno había dicho previamente que eran 715 muertos y unos 3.000 desaparecidos, pero modificó la cifra el domingo y dijo que había 603 muertos confirmados y 960 residentes sin aparecer, posiblemente muertos. Entre los desaparecidos se incluyen las personas que quedaron sepultadas en las colinas.

En un área donde había cuatro poblados en Pariaman, ahora solo hay lodo y palmeras despedazadas, mientras las laderas de las montañas se ven achatadas como si las hubieran desprendido de golpe.

Las aldeas "fueron arrancadas del suelo unos 30 metros (1.000 pies) de profundidad", dijo Rustam Pakaya, jefe del centro de emergencia del Ministerio de Salud de Indonesia.

"Inclusive el minarete de la mezquita, de más de 20 metros (65 pies) de alto ha desaparecido", agregó.

En la aldea de Jumanak, entre 200 y 300 invitados a una boda en un restaurante fueron sepultados, entre ellos, la novia, dijo su hermano Iseh, de 15 años, a The Associated Press. Agregó que su hermana Ichi, de 19 años, había regresado a la aldea para su boda.

"Cuando ocurrió el derrumbe, la fiesta acababa de terminar. Escuché un ruido tremendo por el alud. Corrí a la calle y vi como caían los árboles", relató el joven. "Había derrumbes en todas direcciones", agregó.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes