Londres podrá culminar ratificación de Tratado de Lisboa

LONDRES (AFP). El Reino Unido podrá culminar el proceso de ratificación del Tratado de Europa luego de que un juez del Alto Tribunal de Londres rechazara el miércoles el recurso de un millonario conservador para que el documento fuera sometido a una consulta popular.

La justicia británica respaldó la ratificación del tratado europeo por vía parlamentaria y no por referéndum, al rechazar el recurso presentado por Stuart Wheller, un empresario de 73 años cercano al Partido Conservador, para que el documento fuese objeto de una consulta en el país.

Wheller, quien ha efectuado cuantiosas donaciones a los conservadores, basó su recurso en la promesa del Partido Laborista (en el poder) de convocar un referéndum sobre el proyecto de Constitución Europea, que quedó en letra muerta al ser rechazado en 2005 en sendos referendos en Francia y Holanda.

El empresario alegó que el Tratado de Lisboa era en el fondo igual al proyecto de Constitución Europea que debía ser objeto de un referéndum en el Reino Unido. Esa consulta no llegó a celebrarse, tras el "no" de franceses y holandeses.

Tras ese rechazo de Francia y Holanda - que seguramente iba a repetirse en el Reino Unido - el gobierno de Brown optó por ratificar el Tratado de Lisboa por vía parlamentaria, haciendo hincapié que el texto era fundamentalmente diferente del difunto proyecto de Constitución Europea.

Al rechazar el recurso del empresario, la justicia británica respaldó la decisión del líder laborista de no convocar a un referéndum sino ratificar el Tratado de Lisboa por la vía parlamentaria.

"No hemos encontrado nada que haga dudar de la plena legalidad de ratificar el Tratado de Lisboa sin referéndum", declaró el juez Lord Stephen Richards.

El proceso de ratificación había culminado la semana pasada en el Reino Unido tras la votación de la Cámara de los Comunes y luego de los Lores, y después de que la Reina Isabel II diera su "consentimiento real" a la ratificación por vía parlamentaria.

Sólo faltaba una formalidad, la de enviar los instrumentos de ratificación en Roma, donde nació la Unión Europea.

Pero el Reino Unido debió paralizar el proceso luego de que el juez de la Alta Corte de Londres pidió el viernes al gobierno de Brown aplazar la ratificación del texto hasta que se pronuncie sobre el recurso reclamando la convocatoria de un referéndum.

El Tratado de Lisboa no tenía muchas posibilidades de sobrevivir, si la justicia británica hubiera apoyado el recurso de Wheller.

La ratificación británica fue la primera después del rechazo del tratado en Irlanda, único de los 27 países de la UE obligado por su Constitución a recurrir a la consulta popular.

Ahora, el último escollo en el proceso de ratificación británica quedó superado, tras la decisión del juez de rechazar esa acción judicial.

Sin embargo, el Tratado hace frente aún a obstáculos, como el pedido de más tiempo de Irlanda, tras el "no" de los irlandeses al Tratado, y las reticencias de la República Checa, que llevaron la semana pasada a los líderes de la Unión Europea a posponer hasta el 15 de octubre el análisis de posibles salidas a la crisis.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes