Luego de semana de ensueño, Obama enfrenta nuevos retos

ETIQUETAS

WASHINGTON ( AP). Sumido en las dudas y con su imagen por el suelo, Barack Obama tuvo una semana de ensueño: logró una reforma histórica al plan de salud, una profunda reestructuración de la forma en que los estudiantes pagan por sus cursos universitarios y selló un importante acuerdo de reducción de arsenales nucleares con Rusia.

Fueron tres conquistas notables que lo dejan bien parado para seguir promoviendo su agenda. Los últimos desenlaces son prueba de que la persistencia rinde frutos y la Casa Blanca cree que esta serie de éxitos le permitirá a Obama sacar adelante otros proyectos, al tiempo que le dará a entender a los legisladores, y tal vez a los líderes extranjeros, que vale la pena jugarse por él.

La gente de Obama se siente reivindicada. El secretario de prensa de la Casa Blanca Robert Gibbs lo resumió así: " Estos logros reflejan liderazgo y fuerza. Y esa es una divisa muy tangible en Washington".

Los legisladores de Washington, no obstante, tienen a menudo mala memoria y las fuerzas que resisten las iniciativas de Obama son vigorosas.

El mandatario no ha podido evitar una relación conflictiva con los republicanos. Hay muchos desempleados que exigen un trabajo. Su base política quiere ver movimiento en los campos de la energía y los indocumentados. No hay mucho margen de maniobra en el Congreso y el Partido Demócrata teme perder terreno en las elecciones legislativas de noviembre.

Obama tiene que decidir cuál será la próxima fase de su presidencia, según William Galston, quien fue asesor de política nacional durante el gobierno de Bill Clinton y ahora trabaja con la Brookings Institution. Esa fase abarca desde ahora hasta agosto, en que las elecciones de noviembre comenzarán a acaparar la mayor parte del tiempo de los legisladores y no será posible impulsar muchas medidas.

Obama ha prometido enfocarse en la economía y es posible que se concentre en proyectos que generen empleo y en cambiar las normas que rigen Wall Street. Acto seguido se dedicaría a colaborar en las campañas de sus correligionarios. O podría abocarse a la reforma a las leyes de inmigración y a impulsar leyes sobre el cambio climático.

La Casa Blanca de Obama estuvo " al borde de la muerte por el plan de salud en los últimos meses", comentó Galston. " Todo salió bien, pero por muy poco. Ahora deben preguntarse si los líderes que buscan ser reelegidos y el electorado tienen estómago para tolerar más controversias".

El próximo objetivo legislativo grande es regular el sector financiero, incorporando protecciones para el consumidor y garantías de que no vuelva a producirse una debacle como la del 2008. Obama quiere que ese proyecto se haya completado para septiembre.

La victoria legislativa del plan de salud tomó mucho más tiempo que el que estimó la Casa Blanca. Es posible que si una iniciativa no es aprobada en el actual ciclo legislativo, haya que empezar de cero después de las elecciones, en el 2011.

Históricamente, el partido en el gobierno pierde bancas en las dos cámaras del Congreso en las elecciones de mitad de término. Es por ello que Obama tiene que apretar el acelerador ahora, porque más adelante será todo más difícil. El mandatario se ha comprometido a hacer todo lo posible por resolver la situación de los indocumentados este año. Es un compromiso similar al que hizo con el plan de salud.

El ritmo frenético de la presidencia de Obama hace que no haya mucho tiempo para saborear la victoria en el sector de la salud. Obama ya está dedicando bastante tiempo a explicar a la gente los alcances de la reforma.

En la semana que concluye Obama tuvo tensas conversaciones con el primer ministro israelí. También logró sellar un acuerdo de reducción de armas con Rusia, aunque la propuesta debe ser ratificada ahora por el Senado, lo que podría no resultar fácil.

Obama, sin embargo, le ha demostrado al país que puede hacer realidad sus promesas.

Junto con el proyecto de salud, Obama incluyó una reforma a los préstamos estudiantiles que hace que los bancos ya no sean un intermediario entre el gobierno y el estudiante. Y dos tercios del electorado considera que el plan de salud fue un gran logro de la presidencia de Obama, según una encuesta de CBS News.

" Creo que puede usar el impulso que ha tomado para hacer otras cosas no tan ambiciosas, sin un gran costo para el gobierno", manifestó Stephen Wayne, estudioso de la presidencia de la Georgetown University. " Ningún gobierno puede hacer aprobar más de una reforma grande, y el pueblo estadounidense no está dispuesto a aceptar más de una".

Pero Obama no parece un presidente dispuesto a reducir sus ambiciones.

" Demostramos que seguimos siendo un pueblo capaz de hacer grandes cosas y de afrontar los mayores desafíos", declaró tras la aprobación del plan de salud.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes