Lula defenderá agricultura y biocombustibles en G8

SAPPORO, Japón (AP). Con la retórica bien afilada para defender los biocombustibles y criticar los subsidios agrícolas, el presidente brasileño Luiz Inacio Lula da Silva participó el martes en la cumbre del G-5.

Lula sostuvo un encuentro bilateral con su colega mexicano Felipe Calderón, con quien comparte preocupaciones sobre la crisis alimentaria y la necesidad de que los países emergentes participen más activamente en los foros internacionales.

Uno de los temas abordados por los dos presidentes fue la posibilidad de que sus países puedan figurar en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, como miembros no permanentes, a partir del 2012. Lula invitó además a Calderón a asistir a la Cumbre de Biocombustibles que el país sudamericano ha organizado para este año.

Desde antes de su llegada, Lula dejó en claro que precisamente, el tema principal en su agenda es la defensa de los biocombustibles, a los que algunas organizaciones y gobiernos han responsabilizado por el aumento global en los precios de los alimentos.

"Brasil no aceptará ese argumento torcido de que el biocombustible provoca inflación de los alimentos", dijo Lula a su partida, citado por medios de su país. "Voy a Japón, a la reunión del G-8, sólo por eso".

No obstante, en su encuentro con Calderón, Lula coincidió en que el alza de los alimentos afecta a los grupos más desprotegidos de la población mundial.

El miércoles, junto con los otros miembros del G-5 --grupo de países emergentes formado además por México, China, India y Sudáfrica--, Lula participará en el llamado encuentro ampliado, con los líderes del Grupo de los Ocho países más industrializados del mundo (G-8).

Los precios de los alimentos se han elevado en todo el mundo durante los meses recientes, y varios expertos atribuyen el fenómeno a factores diversos, incluido el incremento del petróleo, la mayor demanda, las condiciones meteorológicas extremosas, la producción intensificada de biocombustibles y la especulación del mercado.

La crisis ha desatado protestas en partes de Africa y de Asia, y ha generado temores de que se extiendan los problemas de desnutrición y la inestabilidad económica.

Pero para Brasil, la situación ha generado también preocupación de que se refuercen los subsidios agrícolas, principalmente en los países desarrollados, una práctica que Lula ha criticado enfáticamente en foros como la Organización Mundial de Comercio.

Lula señaló que su país no considera el alza de los alimentos como un problema, sino como una "oportunidad", de mejorar la productividad en el campo.

Y considera que los biocombustibles, lejos de ser una causa del problema alimentario, constituyen una de las esperanzas más sólidas del planeta para combatir el calentamiento global, otro de los tópicos que lleva en su agenda el mandatario sudamericano.

"Los biocombustiles son decisivos en la lucha contra el calentamiento global, y tienen un papel relevante en el desarrollo económico y social de los países más pobres", dijo a periodistas en Japón el embajador brasileño en este país, Andre Amado. "Todo esto, como lo demuestra la experiencia brasileña, sin poner en riesgo el área agrícola reservada para la producción de alimentos ni la selva tropical".

Amado anticipó que Brasil contribuirá "activamente" a las discusiones durante la cumbre del G-8, pues se trata de un país que ha "reducido las emisiones de gases invernadero durante más de tres décadas al reemplazar combustibles fósiles con etanol basado en caña de azúcar".

Lula conversó también con los presidentes de China, Hu Jintao, y de Corea del Sur, Lee Myung Bak.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes