Lula niega extradición de Cesare Battisti

BRASILIA (AFP). El presidente brasileño, Luiz Inacio Lula da Silva, decidió el viernes, en su último día de gobierno, no extraditar a Italia al ex militante de extrema izquierda Cesare Battisti, condenado por cuatro asesinatos allí, lo que fue duramente recibido por el gobierno italiano.

"El presidente de la República tomó hoy la decisión de no conceder extradición al ciudadano italiano Cesare Battisti, en base a un informe de la Defensoría General" del gobierno, señala la nota oficial leída por el canciller Celso Amorim ante periodistas.

"Este tipo de juicio no constituye una afrenta de un Estado a otro", señala la nota.

En Italia, fuentes oficiales anunciaron que el gobierno italiano llamará a consultas a su embajador en Brasil, Gherardo La Francesca.

El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, prometió el viernes continuar la "batalla" para obtener la extradición, y calificó el rechazo del presidente brasileño de "contrario al más elemental sentido de justicia".

Battisti es reclamado en su país, que lo condenó en ausencia por cuatro asesinatos al final de la década de los 70, cuando pertenecía a un grupo extremista italiano.

Tras pasar 14 años en Francia, donde se convirtió en escritor de novelas policiales, Battisti viajó a Brasil en 2004 con documentos falsos, y fue detenido en 2007 a pedido de Italia. El Supremo Tribunal Federal (STF) brasileño decidió a favor de su extradición hace un año, pero dejó la última palabra a Lula.

El caso ya provocó un serio roce diplomático entre ambos países, desde que el gobierno concedió un refugio a Battisti que fue después cuestionado por el STF.

Amorim dijo el viernes que el gobierno brasileño tomó una "decisión soberana" que respeta el tratado de extradición entre ambos países.

En la nota oficial, el gobierno brasileño expresó "profunda extrañeza" ante una nota del ejecutivo italiano el jueves, y tachó de "impertinente" una referencia a Lula en el mismo.

El gobierno italiano declaró ya el jueves en una nota oficial que juzgaría "absolutamente incomprensible e inaceptable" un rechazo por parte de Brasil a extraditar a Battisti.

"En este momento delicado, ciertas informaciones hacen pensar que en la posible motivación del presidente Lula podría haber una referencia a (...) un presunto agravamiento de la situación personal de Battisti", indicó el comunicado.

Brasil tomó la decisión en base a un párrafo del Tratado de Extradición binacional que dice que la extradición puede no aplicarse en caso de "razones ponderables para suponer que la persona reclamada será sometida a actos de persecución y discriminación por motivo de raza, religión, sexo, nacionalidad, lengua, opinión política, condición social o personal".

Battisti ha repetido que temía por su vida si era extraditado a Italia.

Brasil tiene una larga tradición de otorgar asilo a todo tipo de políticos y personas de izquierda y derecha, como muchos países de la región.

El presidente de la suprema corte brasileña, Cezar Peluso, indicó no obstante el jueves que esa institución deberá revisar si la decisión presidencial condice con el tratado de extradición existente entre Brasil e Italia, según declaraciones divulgadas por la prensa.

Battisti se encuentra en una cárcel de Brasilia esperando decisión desde 2007.

Lula entregará el cargo el sábado a su sucesora, Dilma Rousseff.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes