Lula lamenta retirada de médicos cubanos de Brasil por "prejuicio" de Bolosonaro

El expresidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva lamentó la retirada de los médicos cubanos de su país por lo que consideró un "prejuicio" del mandatario electo Jair Bolsonaro, según una carta abierta publicada este domingo en Cuba.

"Lamento que el prejuicio del nuevo Gobierno contra los cubanos haya sido más importante que la salud de los brasileños que viven en las comunidades más distantes y necesitadas", dijo Lula en una misiva publicada en el diario Juventud Rebelde.

Cuba decidió la retirada de unos 8.300 galenos que mantenía en el programa "Mas Médicos", a través de la Organización Panamericana de la Salud, después de que Bolsonaro anunciara que cambiaría las condiciones del contrato, lo que La Habana consideró inaceptable.

Según el contrato, los médicos recibían 30% de lo que Brasil desembolsaba por su trabajo y el resto iba al presupuesto estatal de Cuba, que a su vez les conservaba sus salarios y puestos de trabajo en la isla. Bolsonaro pedía que recibieran todo el salario, hicieran revalidas y pudieran llevar a sus familias.

Más de 6.000 médicos ya regresaron a la isla, en un puente aéreo de varios días, y las autoridades dieron por terminada la operación de evacuación.

Desde su prisión en Curitiba, Lula dijo que "en Brasil los médicos cubanos llegaron a los lugares donde no había médicos brasileños. A muchas comunidades pobres, distantes, algunas de ellas indígenas, que jamás habían sido atendidas por un profesional de la salud".

Incluso, "el propio Gobierno de Michel Temer, a solicitud de los alcaldes de las ciudades, conocedores de lo difícil que era encontrar médicos para las unidades de salud, mantuvo el programa Más Médicos desde 2016 hasta 2018", señaló.

"Deseo expresar al pueblo cubano: que puede sentirse muy orgulloso de sus médicos y de sus escuelas de Medicina. En Brasil ustedes ganaron millones de admiradores, el agradecimiento de millones de personas", añadió.

Para Lula, quien actualmente cumple una condena de 12 años de cárcel por corrupción y lavado de dinero, "los lazos de fraternidad existentes entre los pueblos son más fuertes que el odio irracional de algunos representantes de la élite".

El programa había sido lanzado en 2013 por la presidenta izquierdista Dilma Rousseff, sucesora de Lula.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes