MSF detecta alarmante desnutrición infantil en Sudan del Sur

La organización Médicos Sin Fronteras (MSF) previno hoy de un "alarmante" aumento de la tasa de desnutrición infantil en Sudán del Sur, donde ha tratado a 13.270 niños desde el pasado mes de enero por este problema.

La violencia del conflicto que comenzó en diciembre del pasado año, con miles de muertos y más de un millón de desplazados, ha provocado una escasez de comida que afecta especialmente a los niños, necesitados de atención médica urgente en muchos lugares del país.

" Esto es un desastre de una enorme magnitud. Algunas personas llevan desde diciembre viviendo en el bosque, bebiendo agua sucia y estancada y comiendo raíces para sobrevivir", señala en un comunicado el coordinador de MSF en Sudán del Sur, Raphael Gorgeu.

Las tasas de desnutrición en varios lugares de los estados de Alto Nilo, Unidad y Jonglei se han disparado desde entonces.

En Leer, una localidad del estado de Unidad, los equipos de MSF trataban una media de 40 casos al mes antes de que comenzaran las hostilidades, y a día de hoy atiende más de 1.000 casos al mes.

En Jonglei, las instalaciones de esta ONG han registrado un incremento del 60 por ciento de los tratamientos nutricionales con respecto al primer semestre del pasado año.

Asimismo, en el estado del Alto Nilo, los equipos de MSF han tratado a 2064 personas con desnutrición aguda, la mayoría de ellas niños.

" Los desplazados se ven forzados a soportar unas condiciones terribles de vida y están muriendo de enfermedades prevenibles", alerta la coordinadora de emergencias de MSF, Patricia Trigales.

" El gran número de desplazados que aún se encuentra en los bosques ha perdido su ganado, sus cosechas y sus instrumentos de labranza. La violencia les ha impedido sembrar y recolectar las tierras, y los alimentos que tenían almacenados han sido saqueados o destruidos", añade.

Además, el abastecimiento de los mercados se ha visto interrumpido, y las carreteras se encuentran en estado intransitable debido al conflicto y a la época de lluvias, que se prolonga hasta finales de agosto.

MSF considera que las organizaciones humanitarias y las agencias de Naciones Unidas deben dar un paso adelante para incrementar la asistencia que están prestando.

Además, las partes enfrentadas " deben poner todo de su parte" para facilitar que la ayuda humanitaria llegue a los ciudadanos y para que la población pueda acceder a los hospitales y centros de salud con total seguridad. EFE

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7