Macri anima a China a ayudar economía argentina con inversiones e inmigración

El presidente argentino, Mauricio Macri, animó hoy a China a ayudar a la recuperación económica de su país, tanto con inversiones empresariales como con la llegada de talentos del gigante asiático a la nación del Cono Sur.

"Ya son nuestro segundo socio comercial, pero tenemos un enorme potencial. Queremos recibir más inversiones de las empresas chinas, y que se radiquen en Argentina, un país abierto a la inmigración", señaló el mandatario en una conferencia impartida en la Academia China de Ciencias Sociales en Pekín.

En el principal centro de investigación social del país, donde se forma a más de 3.000 expertos, Macri reafirmó su deseo de que ciudadanos chinos puedan llegar a Argentina para ayudar a desarrollar un país que "sigue creyendo en la diversidad, el intercambio y el enriquecimiento de todos".

"Hay pocos países con el nivel de complementación de Argentina y China", dos economías que "tienen mucho para sumar, intercambiar y enriquecerse", aseguró.

En ese sentido, Macri recalcó que su país, que ya produce alimentos para 400 millones de personas y quiere doblar la cifra en el plazo de 5 a 8 años, puede ser vital para el abastecimiento alimentario de China.

Al mismo tiempo, "China puede contribuir al desarrollo de las infraestructuras de Argentina, un país muy grande pero que adolece de caminos, puertos, aeropuertos, proyectos de riego o de mitigación de inundaciones".

También insistió en profundizar los intercambios turísticos con China, nación de la que anualmente 150 millones de habitantes viajan al exterior pero de los que sólo 30.000 visitan Argentina.

Macri, expresidente del Boca Juniors, no olvidó las posibilidades del fútbol en China, un país que adora a estrellas como Leo Messi o Carlos Tévez, y subrayó que Argentina puede ayudar al gigante asiático en su plan estatal para convertir la liga china en una de las más potentes del mundo a mediados de siglo.

El líder argentino, que llegó a la presidencia de su país tras 14 años de gobiernos justicialistas, admitió hoy que su país "arrastra niveles de pobreza y exclusión desde hace varias décadas, siempre rondando el 30 por ciento", algo que en su opinión fue "fruto de no tener una política de desarrollo coherente y clara".

"Fue fruto del aislamiento, de tener un Estado al servicio de la política y no de la gente, de impedir el desarrollo de un sector privado", señaló el mandatario, quien defendió que las reformas emprendidas en los 17 meses de su gobierno "permitieron que Argentina vuelva a crecer tras cinco años de estancamiento".

Macri estimó que el clima de cambio en su país también se respira en el Mercosur, un organismo que durante años "perdió un poco el rumbo de integración" pero que vuelve a intentar profundizarlo, además de buscar convergencias con la Alianza del Pacífico, que componen Perú, Chile, Colombia y México.

Preguntado por el público asistente sobre el papel que tendrá su país durante su presidencia del G20 en 2018, Macri opinó que la elección de Argentina como sede del principal foro multilateral del mundo prueba que la comunidad internacional "quiere mandar el mensaje de que están contentos con el cambio que se ha dado en Argentina".

En su opinión, durante la presidencia de su país en el grupo de 20 mayores economías del mundo uno de los principales temas a debatir será la renovación de los sistemas educativos, para asumir los retos que la robotización, la inteligencia artificial y otros cambios tecnológicos plantean en el mercado laboral mundial.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Vuelve a paralizar a todo PANAMÁ, en esta 8va temporada