Macron deja marca diplomática de Francia, incluso con Trump

Pocos días después de haber asumido la presidencia francesa, Emmanuel Macron ha enfrentado a una serie de pruebas diplomáticas. Impulsó el acuerdo climático de París ante un escéptico Donald Trump, convocó a los aliados europeos a hacer más para luchar contra los extremistas en Siria y, a partir del lunes, recibe al presidente ruso, Vladimir Putin. Hasta ahora, parece que Macron ha comenzado a dejar una buena marca en la actuación diplomática de Francia.

A pesar de sus diferencias políticas con Trump, Macron logró cierta química en sus primeras reuniones con el presidente de Estados Unidos. Incluso le ganó una especie de competencia improvisada de apretón de manos.

Más allá de los temas importantes que abordó Macron, su lenguaje corporal llamó la atención de la gente. La imagen más simbólica fue su apretón de manos con Trump en su primera reunión, en Bruselas. Después de una charla amistosa, los dos se estrecharon las manos con tanta fuerza ante las cámaras que se les veía la tensión en el rostro.

Más tarde, Macron describió el apretón de manos como "un momento de la verdad", diseñado para demostrar que él no es ninguna persona fácil de convencer.

"Mi apretón de manos con él no fue inocente", dijo Macron al diario Le Journal du Dimanche, en comentarios confirmados posteriormente por la presidencia. "Uno debe demostrar que no hará concesiones pequeñas, ni siquiera simbólicas".

Macron prometió que analizará la crisis de Siria el lunes con el presidente Putin, quien lo visitará en el palacio real en Versalles. Esa podría ser la prueba más dura para Macron hasta ahora, en medio de las tensiones sobre el papel de Moscú en los combates en Siria y Ucrania, especialmente después de que Putin apoyó abiertamente a quien fuera su rival en las elecciones francesas, la candidata del partido de extrema derecha Frente Nacional, Marine Le Pen.

"Rusia invadió Ucrania", dijo Macron en una conferencia de prensa el sábado.

En cuanto a Siria, donde los extremistas han organizado ataques contra Francia y donde comenzó la crisis migratoria en Europa, declaró: "Dije en la mesa del G7 que no considero que haya una victoria colectiva en Siria... ninguno de nosotros ha sido capaz de estar en la mesa. Tienes a Rusia, Irán y Turquía. Eso es una derrota".

"Así que debemos hablar con Rusia para cambiar el marco a fin de salir de la crisis militar en Siria y construir una solución política mucho más colectiva, integrada e inclusiva", añadió.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7