Malasia identifica neurotoxina en la muerte de Kim Jong Nam

Las agresoras de Kim Jong Nam habrían empleado la neurotoxina VX, un arma química prohibida, para matar al exiliado hermano por parte de padre del mandatario de Corea del Norte, según las autoridades malasias.

La víctima fue atacada la semana pasada por dos mujeres que restregaron la sustancia contra su rostro en el aeropuerto de la capital malasia, indicó el viernes la policía.

Las autoridades revisaban el aeropuerto de Kuala Lumpur en busca de restos de la toxina, 11 días después del ataque. Pero las noticias sobre el empleo de un potente agente nervioso para matar a una persona en un abarrotado aeropuerto plantearon serias preguntas de seguridad pública.

Una de las supuestas agresoras sufrió vómitos tras el ataque del 13 de febrero, indicó la policía, aunque no había información sobre que nadie más hubiera enfermado.

Las autoridades encontraron restos del agente nervioso VX, mortal incluso en cantidades ínfimas, en los ojos y el rostro de Kim, explicó el inspector general de policía de Malasia en un comunicado por escrito en el que citaba los análisis preliminares del Departamento de Química del país.

La policía malasia había dicho antes que sólo Kim Jong Nam había enfermado. Sin embargo, el inspector general, Khalid Abu Bakar, dijo que una de las mujeres acusadas de restregar la toxina en el rostro de Kim sufrió vómitos después del suceso. Declinó decir si la sospechosa afectada había sido la detenida indonesia o la vietnamita.

La policía sigue investigando cómo entró la sustancia peligrosa en Malasia, señaló Khalid.

La policía había dicho antes que el aeropuerto no se había descontaminado pero que los pasajeros podían estar tranquilos sobre su seguridad. Cuando se le preguntó el viernes en un mensaje si todavía no se había descontaminado el recinto, el inspector general señaló que "Lo estamos haciendo ahora".

Los detalles no estaban claros en un primer momento.

El agente nervioso VX tiene la consistencia del aceite de motor y puede tardar días o incluso semanas en evaporarse. Podría haber contaminado cualquier lugar por el que pasara Kim tras al ataque, incluidas instalaciones médicas y la ambulancia en la que fue trasladado, según los expertos.

La muerte de Kim Jong Nam, cuyo asesinato a plena luz del día en una abarrotada terminal de aeropuerto parece sacado de una novela, ha desencadenado una crisis diplomática, especialmente ante las crecientes especulaciones de que Pyongyang habría enviado un equipo de asesinos a Malasia para matar al exiliado hermano mayor del mandatario Kim Jong Un.

Corea del Norte ha criticado la investigación de Malasia, a la que describió como llena de "hoyos y contradicciones" y acusó a las autoridades de confabularse con los enemigos de Pyongyang.

Según los investigadores Malasios, las dos sospechosas se impregnaron las manos con la toxina líquida y las restregaron en el rostro de Kim el 13 de febrero cuando él esperaba un avión para volar a Macao, donde vivía con su familia.

La víctima pidió ayuda al personal del aeropuerto, pero sufrió convulsiones y murió camino del hospital dos horas después del ataque, indicó la policía.

La policía afirma que las mujeres se lavaron las manos de inmediato, cumpliendo las instrucciones que habían recibido.

El doctor Bruce Golderberg, un destacado toxicólogo que dirige la división de medicina forense en la Universidad de Florida, señaló que incluso una minúscula cantidad de VX puede matar. Puede administrarse por la piel y hay un antídoto que puede administrarse por inyección.

"Es un agente nervioso muy tóxico. Muy, muy tóxico", dijo. "Me intriga que estas dos supuestas asesinas no sufrieran efectos secundarios por la exposición al VS. Es posible que ambas mujeres recibieran el antídoto".

El VX está prohibido por la Convención de Armas Químicas, que Corea del Norte nunca firmó. Expertos extranjeros estiman que el país tiene la capacidad de producir hasta 4.500 toneladas métricas de armas químicas en un año promedio, que podría aumentar a 12.000 toneladas anuales en un periodo de crisis. Se cree que su arsenal actual está entre las 2.500 y las 5.000 toneladas.

Además de las supuestas agresoras, Malasia ha detenido a un norcoreano que dijo trabajar en tecnologías de la información en una empresa de suplementos alimentarios herbales en Malasia. Las autoridades buscan al menos a siete personas, incluido el segundo secretario de la embajada norcoreana en Kuala Lumpur.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes