Manifestantes protestarán en centros comerciales de Chicago

Pequeños grupos de manifestantes se reunieron nuevamente el miércoles para protestar por la muerte de un joven de raza negra que murió baleado por la policía e hicieron un llamado a los simpatizantes para que se unan en un intento por cerrar el famoso distrito de compras de Chicago en Michigan Avenue durante las compras del "Viernes Negro".

Unas dos decenas de manifestantes se reunieron afuera de la oficina del alcalde Rahm Emanuel un día después de que las autoridades difundieran un video muy gráfico capturado desde una patrulla en el que se ve a un policía disparar los 16 tiros de su arma contra Laquan McDonald, de 17 años de edad. Jason Van Dyke fue encausado el martes de homicidio.

El grupo llevaba pancartas mostrando fotografías de otros jóvenes negros que fueron baleados por la policía en Chicago y otras partes del país. Varios de los manifestantes dijeron ser padres de los hombres muertos a manos de los policías de Chicago.

"No pueden matar a nuestros hijos y esperar que sigamos callados", dijo Quovadis Green. "Es inaceptable".

El activista Mark Carter pidió a las personas que se "levanten" y cierren la zona de compras Magnificent Mile el viernes. Dijo que los manifestantes también tienen como objetivo la Cámara de Comercio y otros lugares de importancia en los próximos días.

Carter y los demás quieren que el Departamento de Justicia abra una investigación sobre el Departamento de Policía de Chicago y su historial para encubrir irregularidades.

La Liga Urbana de Chicago se integró al llamado por una investigación federal, alegando un patrón de "acoso discriminador" contra la gente negra.

El reverendo Jesse Jackson dijo que los otros agentes involucrados en la muerte de McDonald deberían ser despedidos o al menos suspendidos. Quiere que se nombre a un fiscal especial en el caso, quejándose que la fiscal estatal del condado de Cook, Anita Alvarez, tomó mucho tiempo antes de presentar el cargo de asesinato en el tiroteo, que sucedió hace más de un año.

La precandidata presidencial demócrata, Hillary Rodham Clinton también emitió su opinión y dijo que la familia de McDonald y los habitantes de Chicago "merecen justicia y responsabilidad".

Clinton, quien realizó sus comentarios por medio de un comunicado publicado el miércoles, añadió que los policías de todo el país hacen su trabajo honorablemente "sin recurrir a la fuerza innecesaria".

Uno de los rivales de Clinton, el senador Bernie Sanders, dijo en su comunicado que los estadounidenses "deberían estar asqueados" por el video.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7