Máquinas expendedoras amenazadas por ahorro energético en Japón

Tokio (EFE). Están en calles, oficinas o incluso templos y ofrecen desde bebidas hasta paraguas, flores o corbatas: las máquinas expendedoras de Japón, todo un icono del país asiático, se ven ahora amenazadas por una intensa campaña de ahorro energético.

En total hay más de 5 millones de "jido-hanbaiki" (máquinas expendedoras) en Japón, el país con más unidades por habitante del mundo, según la Asociación Nacional de Fabricantes de Máquinas Expendedoras.

Tras su aterrizaje en los años sesenta se convirtieron en un símbolo del desarrollo económico nipón, de su pujanza tecnológica y también de su civismo, pues el hecho de que el vandalismo sea prácticamente desconocido en el país ha sido un factor clave para su implantación en casi todos los rincones.

Sin embargo, los problemas en el suministro eléctrico tras el terremoto del pasado 11 de marzo están cambiando la percepción de estos aparatos en el país asiático, especialmente de los que venden bebidas, que son los más extendidos y consumen mucha energía ya que a menudo ofrecen latas calientes, además de frías.

Por ello, una decena de ONG ha lanzado una campaña para reducir las máquinas de refrescos, mientras que Tokio y otras tres provincias han pedido al Gobierno que restrinja el número de horas que pueden permanecer encendidas cada día, para ahorrar electricidad.

Los problemas de suministro que se esperan en verano en parte de Japón por la crisis nuclear tras el seísmo del 11 de marzo han hecho que, en medio del llamamiento general al ahorro energético, los ecologistas denuncien estos "símbolos del megaconsumismo", como los definió Ryoko Seguchi, portavoz de FoE Japan, una de las ONG implicadas.

Según datos de 2009 del Centro japonés para la Conservación de Energía, tres de estas máquinas de bebidas consumen en un año lo mismo que un hogar medio nipón.

En el último lustro, no obstante, los fabricantes han reducido en más de un 25 por ciento el consumo eléctrico de muchos de estos dispositivos con el uso, por ejemplo, de paneles solares.

Otros, además, han buscado darles un valor añadido con nuevas aplicaciones, como las que ofrecen un desfibrilador o aquellas que suministran las bebidas de forma gratuita cuando hay una catástrofe.

Concienciados por la campaña de ahorro energético, varias empresas han optado por apagar las luces de sus máquinas en Tokio, y algunas hasta planean desconectarlas durante determinadas horas en verano.

"No pretendemos que haya una campaña temporal de ahorro en la zona de Tokio, sino que se reduzca el número de máquinas en todo el país. Por eso se han unido ONG de diversas regiones", precisó a Efe Seguchi.

Su organización, junto con otras como el Instituto de Políticas de Energía Sostenible o Greenpeace, ha pedido que se dejen de usar estas máquinas y se retiren cuanto antes aquellas menos necesarias, como las ubicadas en lugares apenas transitados.

También han pedido que el Gobierno revise la normativa para instalarlas.

"Creemos que la reducción de estas máquinas es básica si Japón quiere cumplir con los objetivos futuros que se ha planteado de cara a ahorrar energía y reducir las emisiones contaminantes", explicó Seguchi, consciente sin embargo de que la batalla "irá para largo" antes de obtener resultados.

Algunos han lanzado peticiones a empresas concretas, como el canadiense John Harris, un residente en la provincia de Chiba que, tras el terremoto, emprendió una campaña para instar a Coca Cola a que desenchufe las 980,000 máquinas que tiene en Japón.

En varios artículos publicados en internet y medios locales, Harris asegura que no pretende atacar a la multinacional estadounidense, que es la que tiene más unidades dispensadoras en Japón, sino ahorrar electricidad.

Para el canadiense, "la empresa es líder global en cuanto a negocio y responsabilidad social corporativa. Si Coca Cola se mueve en una dirección, rivales como Kirin y Suntory la seguirán".

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes