MarViva denuncia apatía ante pesca ilegal en Costa Rica

SAN JOSE (AP). El grupo ambientalista MarViva denunció el miércoles la apatía de las autoridades costarricenses por no actuar ante actividades de pesca ilegal que se realizan en aguas del parque nacional Isla del Coco.

Un comunicado divulgado por la organización detalló que en los últimos días "al menos nueve embarcaciones estuvieron pescando ilegalmente dentro de los límites del parque nacional", de acuerdo a observaciones de los tripulantes del barco turístico "Sea Hunter", que transporta buzos profesionales de todo el mundo a la isla.

Los turistas "observaron molestos las faenas de pesca incluso a un kilómetro de la costa".

"Lo peor es que lo denunciaron reiteradamente ante los guardaparques y ellos no hicieron nada, argumentando que su embarcación Cocos Patrol estaba averiada", agregó el boletín.

MarViva mantiene desde el 2003 un convenio con el gobierno costarricense mediante el cual facilita algunas embarcaciones propias para el patrullaje de la isla, con el fin de evitar la pesca ilegal. No obstante, uno de sus barcos ha estado en mantenimiento este mes.

El director regional de MarViva, Jorge Jiménez, se manifestó molesto por la situación al destacar que la organización invierte unos 800,000 dólares por año en esa labores de protección.

"No es posible que nuestra patrullera MarViva I salga un mes para que se le dé el respectivo mantenimiento y la pesca ilegal se realice a vista y paciencia de los guardaparques. A MarViva le preocupa que las autoridades no ejerzan su función de resguardar esta importante y remota área marina protegida", dijo Jiménez.

Añadió que consideran "vital el compromiso de los guardaparques, (para que) cuando nuestras embarcaciones no están presentes y, si tienen problemas con su embarcación principal, deberían utilizar medios alternos, pero que no se queden de brazos cruzados".

Jiménez envió el martes una carta a las autoridades respectivas para pedir "acciones concretas e inmediatas para que la situación se controle".

La isla, que fue nombrada hace unos 10 años como patrimonio natural de la humanidad, mide 24 kilómetros cuadrados y está ubicada a 534 kilómetros de Puntarenas, ciudad costera en el litoral del Pacífico central.

A mediados de junio MarViva denunció que una de sus embarcaciones de vigilancia fue hostigada por cuatro barcos pesqueros que operaban ilícitamente en las aguas del parque pero hasta el momento no ha habido una respuesta de las autoridades a esa otra queja.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes