Matanza de Srebrenica apunta a las Naciones Unidas

SARAJEVO, Bosnia-Herzegovina ( AP). El monumento de Phillip Ruch a Srebrenica es un enorme conjunto de zapatos usados, más de 16,000, y cada par representa a las víctimas de la peor matanza cometida en Europa desde la Segunda Guerra Mundial.

Visto desde lejos representará el anagrama de las Naciones Unidas con letras gigantescas.

La " Columna de la vergüenza" se alzará en las colinas que rodean Srebrenica con un polémico objetivo: acusar a las Naciones Unidas y los líderes internacionales de ser los principales responsables de no haber evitado la matanza.

Ante el 15to aniversario de la matanza, que se cumple el domingo, Ruch dijo que ansía el debate que casi con seguridad generará el monumento cuando sea inaugurado el próximo año.

El activista germano considera su proyecto una " advertencia para todos los futuros empleados de la ONU de que nunca más vuelvan a permanecer impasibles cuando ocurre un genocidio", en alusión a la pasividad de los cascos azules para proteger a las víctimas de Srebrenica durante la guerra bosnia.

El 11 de julio de 1995, más de 8,000 musulmanes bosnios, hombres y adolescentes, fueron muertos por la tropa bosnio-serbia en el enclave que en teoría era protegido por las Naciones Unidas.

La ONU había declarado Srebrenica, sitiada por los serbios y a unos 90 kilómetros (60 millas) al noreste de Sarajevo, zona protegida para los civiles. Empero, unos pocos centenares de cascos azules holandeses estaban apostados allí sin armamento pesado o siquiera órdenes contundentes de proteger la aldea.

Srebrenica cayó en poder de los serbios después que los comandantes de la ONU retrasaran los pedidos holandeses de bombardeos y ataques aéreos y sus residentes mayormente bosnio-musulmanes acudieran en masa a la base de las Naciones Unidas en busca de protección. Empero, los cascos azules permitieron a los serbios llevarse a los lugareños cuando el general Ratko Mladic, su líder, prometió que no serían maltratados.

Los tiroteos comenzaron poco después. Mientras que el líder bosnio-serbio Radovan Karadzic es juzgado ahora por un tribunal de la ONU en La Haya por haber tramado presuntamente la matanza de Srebrenica, Mladic sigue prófugo. Y los cadáveres, empujados por tomadoras hasta las zanjas que sirvieron de fosas comunes, siguen apareciendo cada año por centenares.

El creador de la " Columna de la Vergüenza", Ruch, dijo que zapatos usados han llegado sin cesar a los centros de recolección de Bosnia desde que emitió su pedido hace seis semanas.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes