Mattis reafirma la defensa de sus aliados mientras se dialoga con Pyongyang

El secretario de Defensa de EEUU, James Mattis, reafirmó hoy en Japón el compromiso de Washington para proteger a sus aliados ante Pyongyang, mientras dialoga con el régimen para lograr su desnuclearización.

Mattis concluyó hoy en la capital nipona una gira asiática que también le ha llevado a Pekín y Seúl, y que estuvo centrada en el proceso de acercamiento a Corea del Norte con el objetivo de que el país abandone sus programas nuclear y de misiles balísticos, tras la histórica cumbre celebrada en Singapur entre Washington y Pyongyang.

Durante su visita a Corea del Sur y Japón, el jefe del Pentágono ha tratado de apaciguar la inquietud suscitada en ambos aliados estratégicos por la posibilidad de que la Administración Trump haga concesiones al hermético régimen que puedan comprometer su seguridad.

Mattis hizo hincapié en la "inquebrantable colaboración" en materia de Defensa entre Washington, Seúl y Tokio frente a Corea del Norte, y recalcó su compromiso para mantener el despliegue estadounidense en ambos países, según dijo en una rueda de prensa en la capital nipona tras reunirse con su homólogo nipón, Itsunori Onodera.

"Estamos en medio de unas negociaciones sin precedentes con Corea del Norte. Pero en este momento dinámico, la duradera alianza entre Japón y Estados Unidos permanece firme", subrayó Mattis sobre la presencia de las tropas en el archipiélago nipón, tras manifestarse en términos similares en Seúl en la víspera.

En la cumbre de Singapur del pasado día 12, el presidente estadounidense, Donald Trump, anunció por sorpresa que este país suspendería sus maniobras militares anuales con Seúl como gesto de buena voluntad hacia Pyongyang, lo que alimentó los temores sobre la opción de que EEUU también redujera el volumen de tropas en la región.

El exgeneral de los Marines volvió a justificar la cancelación de dichas maniobras consideradas como una provocación y un ensayo de invasión por parte de Pyongyang, mientras que tanto en Seúl como en Tokio eran vistas como una exhibición de fuerza con fines disuasorios.

"Esta decisión fue tomada para crear espacio para que nuestros diplomáticos puedan negociar con fuerza, y para incrementar las posibilidades de una solución pacífica para la península coreana", dijo Mattis.

"Al mismo tiempo, mantenemos una sólida posición defensiva para garantizar que negociamos con una postura de fuerza incuestionable", afirmó Mattis, quien señaló que el objetivo "sigue siendo el desmantelamiento completo, verificable e irreversible de los programas nuclear y de misiles balísticos de Corea del Norte".

Estados Unidos dispone actualmente unos 50.000 efectivos en Japón, entre ellos el mayor despliegue exterior del Cuerpo de Marines y una flota operacional de ataque, y de otros 28.500 militares estacionados en Corea del Sur.

Mattis también se reunió hoy en Tokio con el primer ministro nipón, Shinzo Abe, a quien mostró su voluntad de trabajar para lograr que el Norte ponga fin a sus ensayos con misiles de medio y largo alcance que podrían alcanzar territorio nipón, y para resolver el tema de los japoneses secuestrados hace décadas por Pyongyang.

El Gobierno del líder conservador nipón, que hasta ahora se ha mostrado muy escéptico con el diálogo con el régimen de Kim Jong-un, quiere aprovechar el actual clima de distensión para incluir en las conversaciones con Pyongyang esos dos puntos, considerados sus prioridades políticas.

El tour de Mattis tiene lugar en plena ronda de contactos diplomáticos entre Washington, Seúl y Tokio para coordinar sus posturas tras la cumbre de Singapur con vistas a tratar de avanzar en el proceso de desnuclearización del Norte.

Los responsables de Exteriores de Corea del Sur y EEUU, Kang Kyung-wha y Mike Pompeo, conversaron hoy por teléfono para discutir los detalles de este proceso, y está previsto que el secretario estadounidense viaje a Pyongyang la semana próxima con el mismo fin, según adelantaron algunos medios.

Esa visita serviría para empezar a esbozar las primeras condiciones concretas e incluso plazos para que Pyongyang desmantele su programa atómico, dado que el documento firmado en Singapur no especifica mecanismos ni plazos de ningún tipo para la desnuclearización del régimen norcoreano.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7