Médicos defienden la operación realizada a Fernández

BUENOS AIRES (AP). El cuerpo médico que operó a la presidenta Cristina Fernández defendió la decisión de extraerle la glándula tiroides a raíz de un diagnóstico inicial de cáncer que luego fue descartado, en respuesta a los cuestionamientos de distintos medios periodísticos.

Los médicos afirmaron además que "no había elementos suficientes" surgidos de la punción citológica realizada a Fernández en diciembre que "obligaran a modificar el diagnóstico inicial de carcinoma papilar ni la indicación de la cirugía programada", en un comunicado difundido el miércoles por la noche.

El escrito está firmado por Pedro Saco, jefe del Departamento de Cirugía del Hospital Universitario Austral, donde fue operada la mandataria el 4 de enero, y Eduardo Schnitzler, director médico de la clínica situada a 50 kilómetros de Buenos Aires.

Medios periodísticos que recogieron opiniones de cirujanos y oncólogos cuestionaron que la presidenta, de 58 años, fuera operada después de que el sábado pasado, cuando se le dio el alta médica, el Hospital Austral informó que finalmente no había tenido un cáncer de tiroides y que los nódulos detectados en el lóbulo derecho de la glándula eran adenomas foliculares benignos.

Tras el revuelo que se originó en medios críticos con el gobierno, el Ejecutivo y el centro de Diagnóstico Maipú que había realizado la punción a la mandataria dijeron que se dio un "falso positivo" en esa práctica, lo que implica un error de diagnóstico en los pacientes de entre 2% y 4%.

En su comunicado, Saco y Schnitzler también dijeron que durante la operación "se constataron los nódulos conocidos en el lóbulo derecho, así como la presencia de un nódulo palpable en el lóbulo izquierdo y adenopatías visibles en el área recurrencial derecha y pre-traqueal", por lo que "se decidió la realización de una tiroidectomía total", es decir la extracción completa de la glándula.

Los médicos también señalaron que la biopsia por congelación informó que se trató de una neoplasia folicular para el "nódulo dominante del lóbulo derecho" y una neoplasia folicular "sospechosa de malignidad para el nódulo izquierdo cuya histología definitiva se difirió".

Para defender la necesidad de ser operada, la mandataria ordenó el domingo que se difundiera una copia del estudio con la punción inicial que se le había realizado donde se decía que uno de los nódulos detectados en el lóbulo derecho de la tiroides era "compatible con carcinoma papilar de células foliculares".

Según el diario La Nación, exámenes realizados a Fernández por otra médica del Hospital Austral albergaron dudas sobre el diagnóstico inicial de carcinoma de tiroides.

Fernández estará de licencia hasta el 24 de enero. El Ejecutivo está a cargo del vicepresidente Amado Boudou.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes