Mejor muertos que vivos: la política de Francia con los yihadistas del EI

En momentos en que se derrumba el autoproclamado califato del Estado Islámico (EI) en Irak y Siria, Francia, que cuenta cientos de sus ciudadanos entre las filas del grupo yihadista, busca a toda costa impedir que estas personas regresen al país europeo.

Y por primera vez las autoridades francesas dijeron sin rodeos cuál escenario sería el mejor, según ellos, para impedir el retorno de estos combatientes: que mueran en los combates en el terreno o bajo las bombas de la coalición internacional dirigida por Estados Unidos.

"Si los yihadistas mueren en los combates, mejor", dijo la ministra francesa de Defensa, Florence Parly, unas horas antes de la caída de Raqa, considerada como la "capital" del EI en Siria, y en donde fueron planeados los atentados de París de 2015.

Aproximadamente 1.000 franceses se unieron al Estado Islámico en Irak y Siria, según las autoridades, uno de los mayores contingentes de combatientes extranjeros de la organización extremista.

Su regreso a un país que ha sido blanco de algunos de los peores ataques inspirados por el EI en Europa desde 2015, que se han cobrado la vida de 241 personas, preocupa a los funcionarios gubernamentales y de inteligencia en París.

Aparte de los problemas morales evidentes, un yihadista muerto plantea muchos menos inconvenientes para las autoridades francesas y europeas que uno capturado.

Primero, están los problemas legales asociados con un preso capturado en el campo de batalla. ¿Bajo qué jurisdicción debe ser juzgado? ¿Y por qué crímenes? En Irak, por ejemplo, podrían enfrentar la pena de muerte, algo a lo que la Unión Europea y los Estados miembros se oponen oficialmente.

¿Deben ser extraditados para ser enjuiciados en sus países de origen, lo que requiere un tratado de extradición? ¿Qué evidencia, recopilada por quién, se usaría en un tribunal nacional?

Además, una vez condenados, los yihadistas podrían plantear riesgos de seguridad en la cárcel debido al peligro de que radicalicen a otros reclusos.

"Habrá negociaciones con los países involucrados", dijo el miércoles a la emisora France Inter Arnaud Danjean, diputado europeo, especialista en temas de defensa.

"Este tema no solo preocupa a Francia, sino también a Bélgica y Estados Unidos", apuntó.

Un funcionario militar estadounidense dijo el martes que alrededor de 400 miembros del EI, incluidos combatientes extranjeros, se habían rendido en Raqa cuando las fuerzas respaldadas por Estados Unidos rodearon la ciudad.

La resistencia fue menor de lo esperado, ya que las fuerzas del EI se rindieron o se retiraron a la pequeña franja de territorio que aún está bajo el control del grupo en la vecina provincia de Deir Ezzor.

En mayo, el diario Wall Street Journal publicó una investigación que afirmaba que las fuerzas especiales francesas habían proporcionado a las iraquíes una lista de alrededor de 30 hombres "identificados como objetivos de alto valor".

Un portavoz del nuevo gobierno del presidente centrista Emmanuel Macron no negó que Francia ordenara la muerte de ciudadanos, una política que fue confirmada por el expresidente François Hollande.

"Le digo a todos los combatientes que se unen al grupo Estado Islámico y luego se van al extranjero a hacer la guerra: la guerra conlleva riesgos, y deben aceptar esos riesgos", dijo Christophe Castaner ante la prensa.

Hollande confirmó que había autorizado personalmente que fuerzas especiales eliminaran a al menos cuatro "objetivos de alto valor".

En junio, la revista francesa Paris Match también publicó un informe que cita a funcionarios iraquíes en la ciudad de Mosul antes de que fuera recuperada por fuerzas respaldadas por Estados Unidos y Francia.

Abdelghani al-Assadi, un alto comandante de los servicios antiterroristas, dijo que los iraquíes tenían un acuerdo con Francia para que eliminaran a los jihadistas para evitar que volvieran a sus hogares.

"Evitaremos tanto como sea posible a cualquier persona francesa que salga de Mosul con vida", dijo. "Nuestro objetivo es matarlos para que nadie de Daesh pueda huir".


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7