Merkel califica de "tesoro" la cooperación con EEUU, a pesar de diferencias

La canciller alemana, Angela Merkel, consideró hoy que, ante las crisis que se viven en el mundo, la alianza transatlántica es "un gran tesoro" y se comprometió a protegerlo, aunque sin olvidar las "diferencias de opinión" que su país mantiene con Estados Unidos.

Merkel hizo estas declaraciones en rueda de prensa en Berlín junto al presidente francés, Emmanuel Macron, antes de mantener una reunión bilateral.

Ambos viajarán la próxima semana por separado a Washington para entrevistarse con el presidente de EEUU, Donald Trump, y anunciaron su intención de concertar posiciones antes de esas visitas.

El objetivo del viaje es "dejar claro que la cooperación transatlántica para nosotros es importante, incluso cuando hay diferencias de opinión", señaló Merkel, recordando que se trata de uno de sus primeras salidas al extranjero desde que fue reelegida para un cuarto mandato.

La canciller avanzó su intención de hablar con Trump de las "diferencias" que mantienen sus países, que quedaron patentes en su primera reunión e la Casa Blanca hace un año, cuando mostraron abiertamente sus discrepancias en materia de inmigración, la OTAN o la política climática.

Pero insistió también en que, a la vista de los acontecimientos "no democráticos" que se registran en todo el mundo, esa alianza es "un gran tesoro" y garantizó que su intención es protegerlo.

Merkel se mostró abierta a analizar con Macron, que visitará antes que ella la Casa Blanca, qué perspectiva europea se puede aportar a esa relación transatlántica y el presidente francés coincidió en la necesidad de analizar un "mensaje común" para Washington.

En el área de comercio, recordó que los dos quieren que se respete el marco multilateral de la Organización Mundial de Comercio, filosofía que defiende también la Comisión Europea.

Macron apuntó que hay "preocupaciones comunes" en el bloque transatlántico ante el comercio de aluminio y acero y las sobrecapacidades de China, por lo que apostó por trabajar juntos.

Defendió la posición común en el caso de Irán y, ante Siria, después de que Berlín decidiera no participar en los bombardeos que llevaron a cabo EEUU, Francia y el Reino Unido, recordó que en Alemania constitucionalmente no se puede realizar una acción militar sin un mandato parlamentario, algo que supone esperar semanas.

El presidente francés volvió a insistir ahí en la "legitimidad internacional" del ataque a objetivos militares concretos en Siria, en los que su país participó y que Alemania respaldó explícitamente, aún sin tener un papel activo en él. 

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes