Merkel integra a detractor en su nuevo gabinete

La canciller Angela Merkel nombró el domingo como ministro de Salud a un ambicioso joven político conservador, una señal de su disposición para integrar a detractores en el nuevo gabinete al principio de su cuarto periodo al frente del país.

Merkel se había comprometido a incluir caras nuevas en su gobierno después de alcanzar un acuerdo para formar una coalición este mes con los socialdemócratas de centro izquierda. El pacto les concede el control del poderoso ministerio de finanzas, lo que suscitó quejas de algunos miembros del partido Unión Demócrata Cristiana (CDU, por sus siglas en alemán) al que Merkel pertenece.

Un congreso partidista se llevará a cabo el lunes para firmar el acuerdo de coalición, el cual necesitará la aprobación de los miembros socialdemócratas para entrar en vigor. El resultado de esa votación por correo prevista para el 4 de marzo es de difícil pronóstico.

El nombramiento de su equipo ministerial propuesto y el anuncio anterior de Merkel de que la respetada aliada Annegret Kramp-Karrenbauer asumirá el manejo cotidiano de la CDU como secretaria general deja entrever que la canciller alemana sigue aún bastante a cargo y atiende las exigencias para una renovación del partido.

El nombramiento más sobresaliente ordenado por Merkel fue el de Jens Spahn, de 37 años, como ministro de Salud. Spahn ha sido un importante partidario de que los demócrata-cristianos forjen una imagen más conservadora que contrasta con el enfoque centrista de la canciller.

Spahn ha criticado duramente la postura de Alemania de integrar a los inmigrantes. En 2016 contribuyó a preparar una votación en una conferencia partidista para eliminar las normas que permiten a los hijos de inmigrantes tener doble nacionalidad, en un desafío al liderazgo de la CDU.

Hubo considerables conjeturas en cuanto a si Merkel, de 63 años, promovería o ignoraría a Spahn, aún viceministro de finanzas. Spahn, que es abiertamente gay, respaldó la aprobación del matrimonio entre personas del mismo sexo el año pasado, pero es conservador en otros temas.

“Tengo la tarea, no totalmente fácil... de garantizar que esta lista de funcionarios esté orientada hacia el futuro, que tenga una buena combinación de caras experimentadas y nuevas”, declaró Merkel a la prensa. Dijo que ese propósito exigía “cambios dolorosos”, entre ellos la partida del ministro de Salud, Hermann Groehe, quien ha sido una persona leal.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes