Metales tóxicos en joyas chinas para niños

LOS ANGELES ( AP). Ante la prohibición de usar plomo en joyas para niños por su toxicidad, algunos fabricantes chinos están empleando cadmio, un metal pesado incluso más peligroso, en la producción de coloridos brazaletes y dijes vendidos en Estados Unidos, mostró una investigación de The Associated Press.

La pieza más contaminada que se analizó en un laboratorio a petición de la AP contenía un 91% de cadmio por peso, una proporción sorprendente. El contenido de cadmio en otros productos contaminados, todos adquiridos mediante cadenas o franquicias regionales o nacionales, resultó de 89, 86 y 84% por peso.

La prueba mostró también que el metal pesado se desprendía fácilmente de algunos artículos, generando preocupaciones adicionales sobre la exposición de los niños a esos tóxicos.

Un vocero de la Comisión Federal de Seguridad en Productos de Consumo (CPSC, por sus iniciales en inglés) informó el domingo que la agencia " está abriendo una investigación" y " emprenderá acciones lo más pronto posible, para proteger a los niños".

El cadmio es un conocido cancerígeno. Al igual que el plomo, puede afectar el desarrollo cerebral en personas muy jóvenes, de acuerdo con una investigación reciente.

Los niños no tienen que tragar un trozo de metal para estar expuestos. Pueden recibir dosis bajas pero persistentes si chupan o mordisquean las joyas con un alto contenido de cadmio.

Para medir la prevalencia del cadmio en la joyería, la AP organizó pruebas de laboratorio sobre 103 artículos comprados en tres estados. Todos, salvo uno, fueron adquiridos en noviembre o diciembre.

Los resultados indican que el 12% de las joyas contenía al menos 10% de cadmio.

Algunos de los resultados más preocupantes se presentaron en brazaletes adquiridos en Walmart, en la cadena de joyerías Claire's y en una tienda donde los productos se venden en un dólar. Altos niveles de cadmio se detectaron también en dijes inspirados en la película " The Princess and The Frog".

" No hay nada positivo que pueda decirse de este metal. Es un veneno", dijo Bruce A. Fowler, especialista en este elemento y toxicólogo de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés). En la lista de prioridades de los CDC, sobre las 275 sustancias más peligrosas en el medio ambiente, el cadmio figura en el séptimo lugar.

Grupos con una vasta experiencia en la industria de la joyería en China dicen que el cadmio se ha usado en productos para su venta en la nación durante años. El cinc, el metal más mencionado como reemplazo del plomo en la joyería de importación que se ofrece en Estados Unidos, es una alternativa mucho más segura y no tóxica.

Pero las pruebas realizadas por la AP y el hallazgo de una creciente proporción de cadmio en otros productos para niños demuestran que la amenaza de este metal se está exportando.

Una serie de medidas irregulares a nivel federal para proteger a los consumidores no hace nada para evitar que lleguen estos productos a los anaqueles de las tiendas estadounidenses. Si los productos fueran juguetes pintados, se retirarían del mercado. Si fueran basura industrial, serían calificados como desechos peligrosos. Pero en vista de que no hay restricciones para el cadmio en la joyería, estos artículos se ofrecen legalmente.

La CPSC ha mencionado los productos de plomo que han causado muertes de niños, como los barandales de las cunas, pero nunca ha retirado un artículo por contener cadmio _pese a que ha recibido quejas esporádicas con base en resultados de pruebas privadas, al menos en el último par de años.

No hay una explicación definitiva sobre por qué los fabricantes de joyas para niños, casi todas procedentes de China al menos en los objetos analizados, están recurriendo al cadmio. Pero una hipótesis parece razonable: Ante las severas reglas contra el plomo impuestas por la Ley de Mejora en la Seguridad de los Productos de Consumo, promulgada en el 2008, las fábricas buscaron sustitutos, justo en el momento en que cayeron los precios del cadmio.

Aquella ley fijó un estándar más estricto para el plomo en los productos infantiles. Sólo el monto más pequeño es permisible _no más del 0,03% del contenido total. El estatuto ha llevado a que los fabricantes reduzcan drásticamente el contenido de plomo en juguetes y joyería infantil.

La ley contenía también la primera regulación explícita del cadmio, aunque los estándares son mucho menos severos que los referentes al plomo y se aplican sólo a juguetes pintados, no a joyas.

A fin de determinar a cuánto cadmio puede estar expuesto un niño, se baña a los artículos en una solución que imita el ácido estomacal, para ver cuánta toxina se desprende si un niño traga el metal.

La prueba para la AP fue realizada por el profesor de química Jeff Weidenhamer, de la Universidad de Ashland, Ohio, quien durante los últimos años ha dado a la CPSC resultados sobre el contenido de plomo en productos que fueron retirados.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes