Mexicanos eran esclavizados en "centro de rehabilitación"

MEXICO ( AP). A los ojos de quien pasara por el lugar bien podría ser el centro de rehabilitación de alcoholismo y drogadicción como se señalaba en la fachada, pero para las autoridades ese inmueble del oriente de la ciudad de México ocultaba a decenas de personas sometidas a esclavitud.

Dentro del " Hospital Santo Tomás. Los Elegidos de Dios", como se hacía llamar el centro, la policía liberó la víspera a más de 100 personas que _según el dicho de algunas víctimas y la autoridad _ eran sometidas a jornadas de trabajo de hasta 16 horas para elaborar pinzas para colgar ropa y bolsas para una tienda departamental, sin la posibilidad de salir, alimentados con verduras podridas, golpeados y sujetos al escrutinio de guardias a los que llaman " padrinos".

" Fue una pesadilla estar ahí", dijo el viernes a la prensa Angel, de 26 años y originario del estado sureño de Chiapas, quien aseguró haber sido llevado a la fuerza al centro, donde permaneció " tres meses y un día esclavizado", obligado a trabajar de ocho de la mañana a 10 de la noche sin pago y a comer zanahorias heridas " en mal estado".

" Ellos querían que yo aceptara algo que yo no era. Yo no soy alcohólico", señaló Angel, quien hasta antes de ser internado trabajaba en una empacadora de frutas y legumbres en la Central de Abasto, el principal mercado de la capital que concentra los alimentos procedentes del interior del país.

Algunas de las víctimas, incluido Angel, contaron que el centro de rehabilitación albergaba tanto personas que habían sido secuestradas _como ellos_ y otras que eran internadas voluntariamente por sus familiares para que recibieran atención por drogadicción o alcoholismo.

Angel dijo que sólo los secuestrados eran obligados a trabajar. Según la Procuraduría, al menos 60% de los liberados habían sido privados de su libertad.

Mientras organizaciones civiles aseguran que las autoridades supieron sobre los secuestros desde junio e incluso habrían tolerado la práctica como una especie de " limpieza social", las víctimas advierten la posible colusión de la policía.

Pilar, un hombre de 44 años, dijo que las personas que lo secuestraron iban acompañados de un " comandante" de la policía que es conocida como " Aguila" en la Central de Abasto.

" Por medio de ese comandante agarran a la gente. Después de que ya lo tienen detenido, cuando la camioneta ya está llena de gente, uno de los 'padrinos' mete mano a su bolsa, saca su cartera y le da un billete al comandante y el comandante se retira bien tranquilo", aseguró.

Funcionarios de la Procuraduría capitalina aseguraron que investigarán cualquier posible participación de la policía o alguna autoridad.

La fuerza antisecuestro de la Procuraduría liberó el jueves a 107 personas, aunque al paso de las horas detectaron que entre ellos se ocultaban presuntos partícipes de la que creen es una red de trata de blancas.

Hasta el viernes, tenían registradas a 102 víctimas, incluidos 11 menores de edad y ocho con discapacidad intelectual.

Las autoridades mantienen detenidas como probables responsables a 25 personas, aunque familiares de algunos de ellos aseguraron que no son culpables de nada y defendieron la labor del centro de rehabilitación.

" Este grupo se ha caracterizado por ayudar a personas de escasos recursos", aseguró Ramón Estebanez, que internó en el centro a su hijo, ahora detenido como sospechoso de ser parte de la red.

Algunas de las víctimas, incluso, dijeron que no todos los detenidos fueron sus captores.

" Efectivamente debe ser muy duro para una familia de pronto encontrarse con que en realidad, más que tener un tratamiento en contra de las adicciones o del alcoholismo, nos estamos encontrando ante la trata", dijo la subprocuradora de Atención a Víctimas, Dilcya García, sobre los reclamos de los familiares.

El procurador capitalino, Miguel Angel Mancera, ha informado que algunas víctimas han referido abuso sexual y prostitución por parte de los miembros de la red que al parecer ubicaba en las inmediaciones de la Central de Abasto a indigentes y personas que veían vulnerables.

Enclavado en una zona popular del oriente de la capital, la Procuraduría considera que el centro operaba desde hace más de ocho años.

La organización civil " El Caracol" envió en junio un documento a la comisión de derechos humanos local y al gobierno capitalino para advertir de una posible acción de " limpieza social" que involucraba al mismo centro de rehabilitación.

El documento, una copia del cual tiene la AP, señala que el supuesto responsable del centro dijo a miembros de " El Caracol" que había un " convenio" con autoridades de las delegaciones (distritos) de Cuauhtémoc y Venustiano Carranza.

La Central de Abasto se localiza en Venustiano Carranza.

Pilar dijo que eran obligados a elaborar miles de pinzas y bolsas de la tienda departamental Liverpool, cuya área de relaciones públicas no había contestado a una petición de la AP para comentar el caso.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes